-

La Bolsa suma nuevos inversores

Tras la liberación del dinero en efectivo del blanqueo de capitales, el volumen operado en la Bolsa aumentó ostensiblemente en la primera semana de abril. Esto ayudó a que el Merval, uno de los indicadores que más ganaron en el mundo, se anotara una semana más de alzas en el nuevo mes.

La Bolsa  porteña dio la bienvenida a nuevos ahorristas con la llegada del mes de abril. Los hay de dos tipos: unos, son minoristas que entraron al blanqueo y que desde la semana pasada disponen de sus ahorros exteriorizados para colocarlos en cualquier inversión; los otros, inversores internacionales que toman posiciones de cara a una posible recategorización del mercado local como “emergente”. El resultado fue una semana más de alzas para un índice Merval que ya sorprendió a propios y ajenos por sus avances continuos.

El Merval terminó con un alza de 2,3% en una primera semana de abril en la que llegó a tocar un nuevo récord histórico de 20.834 puntos, aunque terminó el período un poco más abajo en los 20.727 puntos.

Si bien el índice sube, los avances no son generalizados y los inversores requieren de buena información y asesoramiento para aprovechar.  Las subas de la semana pasada fueron encabezadas por Transportadora Gas del Norte (14%), Juan Minetti (11%), Agrometal  (9,2%) y Central Costanera (6,6%). En cuanto a las bajas, las más importantes correspondieron a Autopistas del Sol, Celulosa, Tenaris y Edenor con números semanales negativos del 4,5%, 2,5%, 2% y 1,7%, respectivamente.

Pero más allá de los resultados de cada papel, el dato destacado de la semana fue el notorio crecimiento del volumen operado en la Bolsa. Esto es, el crecimiento de la cantidad de inversiones destinadas a acciones.  El promedio operado en la semana fue de $ 469 millones, muy por encima de los $ 385 millones que lleva en promedio el 2017.

Esto es muy sugestivo porque coincidió con la semana en que quedaron libres los u$s 7200 millones en efectivo que habían sido exteriorizados hasta el 31 de octubre del año pasado como parte del Blanqueo. Evidentemente parte de ese dinero se animó a invertir en la Bolsa, aunque se esperaba que la mayoría de los ahorristas del blanqueo fueran a inversiones conservadoras con bajo rendimiento.