-

La Fed da una mano a las bolsas

Con las dudas que genera el futuro de la Unión Europea todavía frescas y datos de crecimiento de la actividad y el empleo e los Estados Unidos todavía lejos de ser sólidos, los inversores descuentan que la reunión de tasas de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) no traerá novedades esta semana. Sin suba de tasas, todos los mercados tienen margen para subir.

La realidad económica en los Estados Unidos está lejos de ser problemática y, en muchos niveles, los funcionarios de ese país estarían felices de poder llevar adelante una serie de subas de tasas que vuelvan a remunerar a los ahorristas estadounidenses por encima del 0,25% y 0,50% actual. Sin embargo, los todavía vigentes temores despertados por el Brexit y algunas dudas sobre la transición en China. Por eso, en la comunicación de tasas que publicará hoy la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) no se espera cambios, con lo cual los mercados globales se muestran atentos a novedades positivas para continuar con las subas.

Ayer empezó una reunión del Comité de Mercado Abierto de la Fed que termina hoy con la comunicación de la decisión de tasas. En esta ocasión, las “apuestas” de los analistas dejan poco margen para la sorpresa. Según un relevamiento que hace Reuters, el viernes pasado el mercado asignaba una probabilidad del 8% a la suba de tasas. En las últimas cuatro reuniones de ese mismo comité las probabilidades de suba asignadas por el mercado habían estado en 25%, 28%, 45% y 47%. Sólo en diciembre pasado (la vez en que las expectativas estaban en el 45%) hubo realmente un movimiento hacia arriba de los rendimientos, en lo que fue la histórica primera suba de tasa desde 2006.

Para esta semana, entonces, los mercados se van a mover hacia arriba o hacia abajo de acuerdo a las señales que de la Fed surjan respecto a cuándo será el próximo avance de los rendimientos. Cuanto más cercana parezca esa posibilidad, más difícil será para las plazas bursátiles mostrar subas. En especial para las emergentes como la Bolsa de Buenos Aires. Por el contrario, cuanto más lejana parezca la suba de tasas, más alcistas podrán ser los distintos índices bursátiles.

Una tasa de interés baja es positiva para las valuaciones de acciones y bonos porque, precisamente, establece el valor del dinero. Y a menor valor del dinero mayor el precio nominal de todos los activos valuados en ese mismo dinero.

También esta semana los inversores estarán atentos al dato de PBI estadounidense del segundo trimestre, que se sumará a confianza del consumidor y producción industrial. Subas en estos indicadores pueden ser alcistas para el mercado estadounidense, aunque no tanto para emergentes.