-

La Fed subió las tasas y los bonos argentinos reaccionaron con avances

A contramano de los temores, las subas de tasa de la Reserva Federal de los Estados Unidos no sólo no golpearon a los títulos de deuda locales sino que confirmaron las visiones positivas. El camino gradual de subas en 2018 promete ser más lento que la compresión de rendimientos de los bonos. Buena noticia para los inversores
El principal riesgo para los inversores que optaron por tener parte de su cartera en bonos soberanos argentinos de corto y mediano plazo, una suba abrupta de tasas en los Estados Unidos que fuerce a los capitales a abandonar países emergentes, está fuera de los planes para 2018. La Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) decidió la semana pasada una previsible suba de tasa y dejó entrever que hará otras tres subas durante el año que viene. Con la incorporación de reformas como la previsional, la impositiva y la laboral más el regreso de la Argentina a índices emergentes la suba de los precios de los bonos locales promete ser mucho más veloz que la parsimonia de la autoridad monetaria estadounidense. Esto permite a los ahorristas argentinos apostar por otro año de ganancias con bonos en moneda extranjera.
La Fed estadounidense confirmó la semana pasada lo esperado y elevó las tasas de interés un cuarto de punto porcentual, hasta el rango de entre 1,25 % y 1,5 %, a la vez que ratificó la buena salud de la economía estadounidense. Para 2018, la proyección de la media de los miembros del comité de política monetaria contempla tres nuevos aumentos de las tasas, aunque algunos analistas piensan que serán cuatro.
La suba de tasas en los EE.UU. es uno de los riesgos percibidos para bonos soberanos de países como la Argentina, porque un aumento de los rendimientos en ese país atraería más ahorro global a esa economía, considerada más segura. Mientras los rendimientos en EE.UU. y otros países centrales se mantengan por el piso, los inversores encuentran más motivos para afrontar más riesgo e invertir en deuda de países periféricos.
La apuesta de los ahorristas que colocan parte de sus carteras en bonos soberanos locales, por otra parte, gira alrededor de la expectativa de una suba en los precios de los bonos o, lo que es lo mismo, una reducción gradual del premio que pagan (lo que en la jerga llaman “compresión de spreads”).
Esa reducción del premio que pagan los títulos nacionales llevó a los bonos locales a ganancias siderales este año. Los bonos de mediano plazo Discount Ley Argentina y Ley Nueva York acumulan avances de precios del 26% y del 25,5% en pesos, respectivamente, en lo que va del año. Los bonos Par, otros de los favoritos de los ahorristas, 26,8% y 25,5% para las versiones Ley local y Ley Nueva York, respectivamente.