-

La inflación vence a las expectativas: hora de invertir en CER

Con las consultoras y fondos de inversión modificando al alza sus previsiones de inflación para el primer semestre del año, las opciones de inversión atadas a la inflación vuelven a tornarse atractivas. Los bonos que ajustan por el índice CER son una buena forma de cuidar el poder adquisitivo de los ahorros.

Los problemas de la política monetaria para poner en un camino de clara desaceleración al nivel general de precios son una señal de alerta para los inversores argentinos. En especial, para que incorporen a sus ahorros instrumentos que rinden más cuando más alta es la inflación. El mercado ofrece opciones de bonos ajustados por CER que todavía no incorporaron a precio las nuevas estimaciones de inflación, señal de compra para ahorristas.

La curva de expectativas de inflación para los próximos meses se mueve al alza en estos días. Los analistas hablan de un piso de 3% mensual para febrero y mediciones que ni siquiera llegan a amenazar con perforar el 2% al menos hasta bien pasado mitad de año. Esto implica una modificación del escenario base que esperaba el mercado y va a tener su efecto en precios de los activos.

En particular, los papeles que ajustan por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER) son los activos a los que recurren los inversores en contexto de inflación alta. Estos bonos y letras pagan una prima por sobre la variación de precios.

El menú de opciones es variado. Bonos como el Boncer 2021 están ofreciendo una tasa interna de retorno del 6,4% a los precios actuales. El Bono consolidación, con vencimiento en 2024, rinde 7,4%. El Discount (DICP) es uno de los más líquidos y operados, con vencimiento en 2033, rinde 7,3%. Mientras tanto, los bonos Par con vencimiento en 2038 (PARP y PAR0) pagan entre 8,5% y 9,4% a quienes apuestan por ellos.

En plazos más cortos, las Lecer que ofrece periódicamente el Tesoro (las últimas a 100 días de plazo), están rindiendo encima de 10% por sobre la inflación.