-

La Lebac volvió a dar ganancias en dólares en el último mes

Después de una primera mitad del año en la que las tasas en pesos no pudieron competir con el ritmo de avance del dólar las Lebac a un mes le ganaron al movimiento de la divisa desde la licitación de junio hasta ayer, día de la última licitación mensual. Las tasas en pesos vuelven a ser consideradas por los ahorristas.

Todavía es demasiado temprano para cantar victoria, pero los primeros síntomas de una vuelta a la calma cambiaria ya se notan a simple vista. Las turbulencias cambiarias que golpearon a todas las economías emergentes, y con particular virulencia a la Argentina, se atenuaron en los últimos 30 días. Y como resultado directo de ello las tasas en pesos de corto plazo volvieron a anotar ganancias frente al dólar, después de perder sistemáticamente desde marzo pasado.

La Lebac a un mes de plazo emitida el 19 de junio último a una tasa nominal del 47% anual resultó en una ganancia media en dólares del orden del 4,5% desde el momento en que fue colocada hasta ayer.

Esto es porque una tasa del 47% anual supone un rendimiento en pesos que ronda el 3,5% en un mes, mientras que el dólar mayorista retrocedió en torno al 1% en el mismo plazo. Así, invertir en pesos volvió a permitir que los ahorros vuelvan a generar a sus dueños una capacidad de compra mayor en dólares.

La Lebac es una inversión de corto plazo a riesgo cero en pesos. Se trata de emisiones de deuda virtualmente a prueba de defaults porque son emitidas y pagadas por el Banco Central, la institución que se encarga de imprimir pesos en el país. Esto implica que un impago se vuelve imposible.

Sin embargo toda inversión tiene sus riesgos y, en el caso de las Lebac el riesgo es cambiario. Para una sociedad que mide su riqueza en dólares un movimiento de la divisa por encima del rendimiento de la tasa en pesos implica un resultado negativo medido en dólares.

La última vez que la Lebac había diario resultados positivos en dólares había sido en el período que va desde mediados de marzo a la licitación de letras de abril.

En ese momento el rendimiento había sido del 2,7% en moneda dura.