-

La mayor parte de los ahorristas argentinos invierten a pérdida

Una encuesta entre personas de clase media arrojó que sólo la mitad ahorra y, los que lo hacen, recurren a las inversiones tradicionales que en lo que va del año están arrojando pérdidas porque se movieron por debajo de la inflación. El 60% de los ahorristas dice haber ahorrado en plazo fijo o dólares. Sólo una minoría invierte en el mercado de capitales y gana.

Entre los ahorristas de clase media, sólo una minoría logra conservar su patrimonio a la hora de ahorrar. La mayoría, en realidad, recurre a la compra de dólares o al plazo fijo bancario, con lo que sus ahorros se deshacen frente al avance de los precios. Sólo el 12% ahorra en bonos soberanos y el 8% en acciones, las grandes ganadoras de este año.

Una encuesta de D’Alessio Irol encargada por la Cámara de Agentes de Bolsa mostró que a los argentinos nos falta mucho que aprender a la hora de elegir alternativas de ahorro. La consultora encuestó a 2740 mayores de 18 años titulares de cuentas bancarias para conocer sus hábitos como ahorristas.

La primera respuesta relevante es que sólo el 49% de los encuestados dijo haber ahorrado o invertido en los últimos dos años. El resto, ni siquiera lo intentó.

Pero a la hora de detallar las opciones a las que recurren los que ahorran, surge que el 60% de los encuestados dijeron ahorrar en dólares físicos y en plazos fijos bancarios, formas de ahorro que se movieron por debajo de la inflación y de otras alternativas de inversión en los últimos años.

Por ejemplo, en lo que va del año el dólar avanza 6%. Mientras tanto, los precios oficiales que mide el Indec acumularon un avance del 11,8% en el mismo período, con lo cual la capacidad de compra de los que ahorraron en dólares se redujo. En el caso de los plazos fijos, con un rendimiento promedio de 17% en el sistema bancario, tampoco pudieron seguirle el ritmo a una inflación que acumuló 22% en los últimos doce meses.

Entre las inversiones tradicionales, además, apareció que el 11% de los ahorristas apostaron por propiedades. La participación es baja porque las inversiones inmobiliarias son de muy largo plazo y poco líquidas, es decir, se hacen pocas operaciones y se las mantiene durante períodos muy largos.

En el mercado de capitales, el único lugar donde los ahorros superaron al dólar y a la inflación (con creces) sólo una minoría invirtió. El 12% de los encuestados respondió que había ahorrado en bonos de deuda, mientras que sólo el 8% dijo haber recurrido a acciones, los activos que más ganaron desde 2014 a esta parte (con un avance del 25% en dólares en el primer semestre del año).