-

La mayor suba del Merval en el año

Octubre fue un mes dorado para las acciones porteñas. Con un avance del 7% en el mes, los papeles líderes generaron el mismo rendimiento que tres meses de plazo fijo bancario en solo 30 días. Ingresos de inversiones del exterior y expectativas de un 2017 expansivo están detrás de la suba.

El índice Merval de la Bolsa de Buenos aires está que arde. El mes de octubre lo vio acumular once subas consecutivas antes de una lógica toma de ganancias. Después de la escalada, el indicador que agrupa a las principales acciones locales había escalado más del 7% en el mes. Uno de los mejores rendimientos del mundo, aun medido en dólares, que se sostiene sobre las expectativas de un crecimiento del mercado local.

La Bolsa argentina gano 32% medido en dólares en los primeros 10 meses del año. Una inversión que haría envidiar al más ambicioso fondo extranjero, quedo en manos de inversores locales que apuestan por activos tradicionales.

Ese nivel de rendimientos se explica por la escalada del 7% en pesos solo en octubre, que le siguió al avance del 5% que mostro el indicador en septiembre.

Para dar una referencia de lo que significa un crecimiento en pesos del 7% en un solo día es válido comparar con lo que rinde un plazo fijo. Los que mejor pagan están arrojando un 1,9% o 2% efectivo mensual, es decir, menos de un tercio de lo que rindió el Merval el mes pasado.

En el mismo período, mientras tanto, el dólar prácticamente no se movió respecto del peso. El dólar subió 2,5% en septiembre, pero cayo alrededor de 1,2% en octubre.

Esto explica que la Bolsa Argentina alcance el podio de los mercados que mas rindieron en dólares. Primero esta Brasil con un rendimiento del 85% (el precio del dólar en Brasil se desploma, disparando el valor en dólares de todos los activos) y luego le sigue Perú con el 56% acumulado.

La apuesta por acciones este año parece estar ganada. La duda que surge, entonces, es si con el mercado en máximos hay margen para seguir creciendo.

En ese sentido, la llegada de inversiones desde afuera -que dispararon los volúmenes operados en el mercado local- es la gran esperanza de que el índice porteño pueda explorar niveles nunca antes alcanzados.