-

La mejora de las condiciones crediticias no se detiene

El mercado financiero dio otro paso la semana pasada en dirección a transformarse en una plaza estable donde cada vez es más seguro destinar los ahorros. Aunque pasó desapercibido, Standard & Poor’s volvió a mejorar la nota de la deuda Argentina, despertando una escalada de las emisiones soberanas y corporativas.

Sobre la mitad de la semana pasada pasó casi desapercibida una novedad que se está volviendo costumbre para el mercado local, algo que prueba que las condiciones crediticias de la Argentina no detienen su mejoría. La calificadora de riesgo Standard & Poor’s subió la nota crediticia soberana de la Argentina de B- a B y la puso en estable en términos de perspectiva a futuro. La buena nota le llegó también a las provincias y empresas argentinas que califica la empresa de Wall Street.

Standard & Poor se basó principalmente en que el país “está haciendo progresos en la resolución de numerosos desequilibrios macroeconómicos, recuperando gradualmente la credibilidad y mejorando el debilitado marco institucional”.

“La mejora de la nota refleja los avances de política económica conseguidos, que ayudaron a resolver grandes desbalances y recuperar la credibilidad. El gobierno ha hecho progresos en mejorar la liquidez externa y el acceso a líneas para el sector privado”, dijo en el comunicado que acompañó la decisión.

“Nuestra tendencia estable incorpora nuestra expectativa de que, en general, las políticas presentarán una amplia continuidad en los siguientes dos años. También considera la incertidumbre sobre el ritmo de políticos”, concluyó.