-

La suba de tasa no llega a los plazos fijos

El Banco Central respondió al renacimiento de la volatilidad cambiaria con una suba de tasa del orden de los 20 puntos porcentuales. Sin embargo, en el mismo período, la tasa de los plazos fijos bancarios creció apenas 5 puntos. El mercado de Lecap, el reemplazo de las Lebac, reaccionó mejor y paga 8 puntos más que los depósitos.

Las semanas de volatilidad cambiaria que se vieron a fines de febrero y principios de marzo llevaron al Banco Central (BCRA) a reforzar la esterilización de pesos para evitar que movimientos abruptos del dólar aceleren aún más la inflación. El resultado es que la tasa de referencia, la de la Leliq que perciben los bancos, subió casi 20 puntos porcentuales desde su mínimo de febrero. Sin embargo, aunque los bancos ganan más por tasa, no han trasladado esa mejora a las tasas de plazos fijos, que ganaron algo menos de 5 puntos porcentuales por el endurecimiento de la política monetaria.

La tasa de Leliq pasó del 44% a mediados de febrero a casi 64% a mediados de marzo, una suba a toda velocidad que respondió a los movimientos algo abruptos que mostró el dólar en el mercado cambiario. Como ahora el BCRA persigue metas de cantidad de dinero, agregados monetarios, reaccionó sacando más pesos de circulación con sus Leliq, lo que llevó la tasa de esos instrumentos a una suba acelerada.

Ante malos datos de inflación, además, el BCRA prometió mantener la disciplina monetaria hasta fin de año, cuando hasta hace poco tenía fecha de vencimiento en junio. Esto es, mientras los datos de inflación sigan siendo altos y el mercado cambiario muestre movimientos disruptivos, vamos a ver tasas altas.

Pero no todos ven la suba de tasas por igual.

Los ahorristas minoristas no están viendo rebotes similares en los rendimientos de sus ahorros, cuando buscan rendimientos en los bancos. La tasa de interés del plazo fijo a 30 días por menos de $ 100.000 subió 4,9 puntos porcentuales como resultado del endurecimiento de la política monetaria, pasó de 32,6% a 37,5% en algo menos de un mes. Muy por debajo de los avances de la tasa de referencia.

Para aprovechar las nuevas tasas, entonces, los minoristas se ven obligados a recurrir al mercado de capitales. Un mercado con contagio más directo de la tasa de referencia es el de Letras del Tesoro Capitalizables en pesos (Lecap). Estas letras, que buscan llenar el espacio que dejaron vacío las extintas Lebac en la preferencia de los inversores, vieron repuntar sus tasas en el orden de los 10 puntos porcentuales.

Por ejemplo, la Lecap que vence el 10 de mayo rinde 45,2% al precio al que cotizaba a principios de esta semana en el mercado secundario. Esto es casi 8 puntos porcentuales por encima del rendimiento de un plazo fijo.

A diferencia de un depósito a plazo, la Lecap se puede comprar y vender en cualquier momento en el mercado secundario, donde cotiza a diario. Así, el plazo de duración de la inversión es el que designa cada ahorrista. Sólo se necesita una cuenta en una sociedad de Bolsa para empezar a operar.