-

La tasa de interés sigue cómoda por encima de la inflación

Mucho se discutió respecto a las bajas a la tasa de Lebac decididas por el Banco Central en noviembre y es cierto que las expectativas de inflación para el año que viene justifican algunas posiciones en bonos ajustados por inflación. Pero aún luego de las bajas, y de dos semanas de estabilidad de la Lebac a 35 días en el 24,75%, hay 5,2 puntos porcentuales de ventaja entre la letra y la expectativa de inflación. Imposible no tener en Lebac parte de los ahorros

El Banco Central (BCRA) redujo en 2 puntos porcentuales la tasa de la Lebac a 35 días en noviembre, de 26,75% a 24,75%, y como resultado fue blanco de todo tipo de críticas respecto a que no había datos de desinflación que justifiquen el retroceso de la tasa. Desde entonces, la tasa permaneció dos semanas sin cambios y las críticas se calman. Cálculos de operadores estiman que la tasa actual supera en 5,2 puntos porcentuales la inflación esperada para el próximo año, con lo cual el rendimiento de esos papeles sigue siendo interesante. Todavía no es hora de abandonarlas.

Si se tiene en cuenta las expectativas de inflación que se registran en el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que elabora el BCRA, para los próximos doce meses se espera que los precios avancen en promedio 19,5%. Esto significa una baja considerable respecto del 23% que se esperaba en junio último para los 12 meses siguientes. Esto es importante porque, si bien lo común es ver los movimientos de la tasa, las expectativas de inflación generan la regla a partir de la cual se mide qué tan atractivo es un activo.

Cuando un activo, por ejemplo los plazos fijos bancarios que pagan 18% anual, rinde menos que las expectativas de inflación, los economistas dicen que tienen “un rendimiento real negativo”, porque si bien pagan un 18% en pesos ese guarismo no alcanza a cubrir pérdidas del poder adquisitivo de los ahorros en momentos en que la inflación supera el 20%.

Así, la búsqueda de los ahorristas es por la “tasa real positiva”, ese activo que paga en pesos más de lo que el peso se deprecia en el mercado.

Es cierto, sin embargo, que el rendimiento de las Lebac en comparación con la inflación se ha achicado, pero sigue siendo más que rendidora. En junio el rendimiento de la Lebac estaba 8,4 puntos porcentuales por encima de la inflación, hoy la tasa está 5,2% por arriba. Un premio menor, sí, pero bastante jugoso si se tiene en cuenta que las Lebac  son considerados uno de los activos más seguros del país. ¿Por qué? Porque su emisor, el BCRA, nunca en su historia cayó en el default (si le faltan pesos para pagar una deuda, los emite), por lo que es considerado un activo conservador.

Para invertir en Lebac sólo hace falta contar con una cuenta en una Sociedad de Bolsa y dar la orden de suscribir esos papeles. En 35 días se acreditan en la cuenta de Bolsa el capital y  los intereses. Como todo activo público, las Lebac no pagan el impuesto a las ganancias.