-

La tasa todavía le gana al dólar

En la vieja pulseada entre tasa o dólar, la tasa todavía aparece como la ganadora en lo que va del año. En los últimos meses, el dólar despertó tras cinco meses de letargo y se llevó los titulares de los diarios especializados, pero las ganancias previas acumuladas por las letras Lebac opacan las ganancias que se pueden haber conseguido pasándose al dólar.

Las licitaciones semanales, y a partir de febrero último mensuales, de letras Lebac fueron consagrando tasas de interés crecientes a lo largo de todo el año. Si nos basamos en la letra más corta que se emite en cada licitación, se emiten letras a varios plazos pero la más corta suele durar entre 28 y 35 días (como un plazo fijo), empezamos el año con 24,75% de tasa, luego retrocedimos hasta niveles cercanos al 22% y llegamos al 26,50% en la última colocación.

El rendimiento combinado de esas emisiones –suponiendo que el inversor empezó a invertir en Lebac en enero y, ante cada vencimiento, reinvirtió su capital y sus ganancias en la nueva Lebac más corta- arroja un resultado de 4,4% en dólares hasta la licitación de julio. Esto es porque al rendimiento en pesos de invertir en Lebac se le agrega el hecho de que durante buena parte del año el dólar bajó o, como todavía vemos, avanzó menos que la inflación o la tasa de interés.

Mientras tanto, el rendimiento de quedarse en dólares acumuló un avance de apenas 9%. Pero este 9% está medido en pesos. La diferencia entre los dos rendimientos es que si el inversor que apostó por Lebac recogiera sus ganancias y las transformara en dólares, tendría un 4% más en moneda extranjera. Mientras tanto, el que se quedó en dólares sólo podría pasarse a pesos y con un poder adquisitivo menor que al inicio de su inversión, porque la inflación oficial acumuló 11,8% en el primer semestre.

Un rendimiento del 4,4% en dólares equivale, de sostenerse durante un año, a un rendimiento del 8% anual. Para dar una referencia, la tasa de interés en Estados Unidos está por debajo del 2% anual y los bonos soberanos argentinos a 10 años de plazo rinden 7,5%. El futuro siempre es incierto, pero sabemos que en el pasado reciente el que apostó al peso, ganó.