-

Las 23 acciones del Merval subieron en el mismo día

Las expectativas de un repunte de la economía durante el año que viene ya empieza a leerse en los precios del mercado local. Por primera vez desde la última modificación trimestral del Merval porteño, las 23 firmas que lo componen terminaron con números positivos. Octubre viene alcista.

Cada tres meses el mercado porteño recalcula la composición del índice Merval de acuerdo a las acciones que más volumen operaron en el periodo anterior. Así, en octubre el Merval de la Bolsa de Buenos Aires paso de seguir la evolución de 15 a 23 acciones, como reflejo del aumento en la profundidad y variedad de la plaza. En la última rueda de la semana pasada, por primera vez, este índice recargado tuvo totalidad de números verdes: 23 subas en el mismo día.

El índice Merval de la Bolsa porteña ganaba 49,43% acumulado en el año al cierre del viernes pasado. Un aumento de la mitad en su valor que supera con creces al 30% de inflación acumulada en el mismo periodo y al 18% de avance del dólar desde que empezó al año. Una inversión que opaca, incluso, al 38% de tasa que llego a pagar la letra Lebac que fue el activo de moda durante este año (hoy rinde menos de 27% anual).

La jornada del cierre de la semana pasada termino con una suba del 1,04%, con la electrónica Mirgor a la cabeza gracias a su avance del 3,52%. Central Puerto, la generadora beneficiada por el cambio de política oficial respecto de las tarifas reguladas la siguió con un salto de 3,18%, mientras su par del mismo rubro Central Costanera ganó 2,52% en el mismo día.

En lo que va de octubre, el indicador arroja un resultado positivo del 5,7%. Un rendimiento que, de nuevo, se puede comparar con cualquier inversión tradicional para darle su dimensión: la letra Lebac y los plazos fijos bancarios pagan menos de 2% al mes y el dólar da resultados negativos, retrocede, en lo que va del periodo.

La jornada perfecta del Merval del viernes pasado no deja de ser una anécdota, pero sirve para ilustrar el momento que vive el mercado local. Tan solo un año atrás el Merval estaba compuesto por 11 acciones. El cambio en la amplitud del indicador muestra cómo ha cambiado el volumen de las apuestas de los inversores por la suerte de las empresas argentinas desde el cambio de Gobierno de fines del año pasado.

Sin embargo, cabe preguntarse por la validez de las subas ya que esas empresas se desenvuelven en una economía que en todo el año no ha dejado de contraerse. El 2016 es sin dudas un año recesivo.

Para entender las subas es necesario calcular entonces que es lo que están viendo los inversores. En la Bolsa no se compra cuando las cosas están bien, sino cuando están baratas. Los precios de las acciones responden a lo que, al entender del consenso general del mercado, le depara a las empresas argentinas en el futuro cercano. Y eso es un 2017 de vuelta al crecimiento económico y de sana actividad. Cuando ese buen panorama se confirme las subas probablemente se frenen o, al menos, se interrumpan a la espera de nuevas señales de que una mejoría aún mayor es posible.