-

Las acciones energéticas no sufren el tope a tarifas

Las acciones de empresas de servicios públicos con tarifas reguladas son algunas de las principales ganadoras tras el cambio de Gobierno de diciembre pasado que vino de la mano de una suba en los ingresos de ese sector. La semana pasada el Gobierno debió dar marcha atrás a los aumentos de gas, pero como el Estado subsidiará la diferencia no hay efecto para las compañías

El 12 de julio pasado el Gobierno anunció que recurrirá la sentencia dictada por el Tribunal de Apelación de la Provincia de Buenos Aires, que indica que los aumentos de tarifas de gas de abril deben ser eliminados. Al mismo tiempo informó que tiene previsto limitar la subida de tarifas en 400% para el consumo residencial y en 500% para los clientes comerciales. Las acciones del sector energético y con tarifas reguladas reaccionaron a la baja en lo inmediato, pero sus pérdidas fueron limitadas y en breve recuperadas. La lectura del mercado fue que, más allá del revés de largo plazo para la política energética, la recuperación de ingresos para esas empresas está garantizada ya que el Gobierno anunció que subsidiará la diferencia. Energéticas y bancos siguen siendo las acciones más atractivas.

Tras el anuncio negativo para el sector energéticos los inversores evaluaron que la medida de poner un tope a los aumento tendrá un efecto limitado en las empresas del sector, ya que la diferencia entre los precios originalmente anunciados y el esquema de tarifas que surge tras la imposición de un aumento máximo será subsidiado por el Estado, con lo cual no afectará a la rentabilidad general de las empresas.

Es cierto que el revés para la política energética del gobierno de Mauricio Macri no es un buen indicador para el sector pero, cauteloso, el mercado local ya tenía incluido en los precios de las acciones un recorrido accidentado: estas reformas nunca son fáciles.

Las acciones de YPF y Petrobras Energía, productoras de gas, deberían tener un impacto nulo. Ambas empresas se adhirieron a los programas de estímulo que pagan más caro el gas generado por aumentos en la producción y, la diferencia de precio, la obtendrán por subsidio. De hecho, cobran precios por encima del mercado.

La única transportadora de gas listada en la Bolsa, Transportadora de Gas del Sur, tampoco debería recibir daño alguno. Ya percibe un 200% de aumento concedido para el transporte que no será alterado.

En el caso de las compañías eléctricas, la generadora Pampa puede llegar a tener algún  impacto por el aumento del costo del gas con el que produce energía. Pero todavía no es clara la política para ellos.

Edenor y Transener, por su parte, están a la espera de definiciones respecto de la tarifa eléctrica que –se estima- deberían ser parecidas a las de gas: aumentos con tope, pero con la diferencia subsidiada. Con lo cual, tampoco se verían afectadas.