-

Las acciones volvieron a ser las ganadoras del año

El índice Merval de la Bolsa de Buenos Aires avanzó 44,9% en pesos a lo largo de 2016, lo que lo ubicó por encima de las variaciones del dólar y los plazos fijos bancarios por igual. Las acciones del índice local fueron lideradas por Agrometal, con un avance del 265 en el año a caballo del gran momento del sector agrícola.

Las acciones de la Bolsa de Buenos Aires se separaron de todas las demás alternativas de inversión este año, con un avance que las ubicó incluso por encima de las mediciones más pesimistas de la inflación, en el orden del 40% anual. El Merval trepó 45% en todo 2016, con lo cual además de dejar atrás a los precios quedó muy por encima del rendimiento del orden del 22% que arrojaron los plazos fijos bancarios y el 20% que avanzó el dólar.

El Merval cerró la última semana del año con una suba de 3,4%, con algunas de las empresas protagonistas del año a la cabeza. Las mayores subas del panel líder fueron para Agrometal, Juan Minetti, YPF y Grupo Financiero Galicia que pegaron saltos del 15,6%, 9,1%, 7,9% y 7,8% en muy pocos días.

Durante todo el 2016 el Merval terminó con ganancias por 44,9%. Las mayores subas anuales fueron para Agrometal, que ganó 264,9%, Petrobras con su suba del 175,8% y Juan Minetti con un avance del 166,9%. La mayoría de las líderes terminaron con subas las mayores a la inflación del año -13 de un total de 23 acciones que componen el índice Merval-, es decir, conservaron el patrimonio de quienes invirtieron en ellas. Entre las pocas bajas encontramos sólo a Carboclor, que presentó su concurso preventivo la semana pasada, Comercial del Plata y Aluar, que cedieron 33%, 17% y 15% con respecto al año anterior.

No solo las acciones tuvieron su año dorado. También el mercado de renta fija –el de bonos- mostró marcados avances en prácticamente todas las series tanto en pesos como en dólares, destacando a los títulos de mayor duration denominados en moneda extranjera, que mostraron importantes subas tras la salida del default, cuando el riesgo país argentino se redujo considerablemente tras la salida del default.