-

Las Lebac le sacan cada vez más ventaja a los plazos fijos

El Banco Central mantuvo la tasa de la Lebac a 35 días sin cambios durante más de un mes. En ese periodo, los plazos fijos crecieron tanto que las tasas bancarias bajaron con la Lebac estable. Así, la conveniencia de sacar el dinero del banco y llevarlo a letras se volvió mas patente

La letra Lebac a 35 días de plazo se mantenía a principios de esta semana en el 26,75% anual, muy por debajo de lo que pagaba a principios de año. Pero lejos de perder interés, la baja de la inflación y una caída aún mayor de las tasas que pagan los bancos por los plazos fijos hacen que las letras del Banco Central (BCRA) se vuelvan más atractivas. La diferencia entre las Lebac y los plazos fijos paso de 5 puntos porcentuales a más 7 puntos hoy.

Un mercado bancario concentrado y con poca predisposición a hacer préstamos tiene pocos incentivos para captar fondos a un precio razonable. Es así que los bancos pagan cada vez menos por los depósitos a plazo fijo. Mientras los rendimientos de estas colocaciones bajas, la tasa de la letra Lebac está prácticamente estable, por lo que cada vez más ahorristas eligen abandonar el banco para invertir en Lebac a través del mercado de capitales.

En lo que va de octubre la tasa promedio que pagan los bancos por depósitos en dólares minoristas promedia 19,4% anual. Es medio punto de baja respecto al 20,1% promedio de septiembre y 7 puntos porcentuales de retroceso frente al máximo de marzo.

En septiembre y octubre, mientras tanto, la tasa de la Lebac se ha mantenido prácticamente estancada en el 26,75% mientras el BCRA intenta doblegar expectativas de inflación altas para el año que viene.

La diferencia entre los cinco puntos de ventaja que arrojaba la Lebac en agosto y los 7 puntos porcentuales de ventaja de hoy explica que los depósitos a plazo estén estancados y el volumen de Lebac crezca.Asignar imagen destacada

Invertir en Lebac en el mercado de capitales es muy sencillo. Alcanza con tener una cuenta en una Sociedad de Bolsa y transferir el dinero, para luego dar la orden de suscribir letras del BCRA en el mercado primario. La suscripción de letras en el día de su emisión goza de una tasa regulada del 0,11%, una de las más baratas del mercado.