-

Las letras que reemplazan a las Lebac ya pagan más del 50% anual

Las Letras del Tesoro Capitalizables en pesos ajustaron más rápido que los plazos fijos a la suba de tasas de política monetaria. Esta semana se colocó una nueva emisión con un rendimiento nominal anual por encima del 50%, bien por encima de la inflación esperada e incluso de la variación que se estima para el dólar.

La nueva inversión en pesos a tasas atractivas se llama Lecap, la sigla para las Letras Capitalizables en pesos que emite periódicamente el Tesoro. Estas emisiones de corto plazo fueron diseñadas por el Gobierno para saciar el apetito de inversores institucionales y minoristas de colocaciones en pesos que rindan por encima de las previsiones de inflación, al tiempo que ayuden a financiar necesidades de corto plazo del fisco.

La principal característica de la Lecap es que se trata de una emisión de bajo riesgo por su corto plazo. Esta semana el Tesoro colocó una nueva emisión a 110 días, con vencimiento en julio de este año.

Pero además de su corto plazo, para asimilarlas a las Lebac, el Tesoro las hace capitalizables para que puedan arrojar más tasa. Esto es, cada mes el capital invertido aumenta por el pago de intereses que se suma a la inversión inicial. Así, una Lecap a tres meses paga lo mismo que tres Lebac a un mes.

La emisión de esta semana, por ejemplo, se colocó a una tasa mensual capitalizable del 4%, con previsiones de inflación que están en un 3,5% para abril en materia de consenso del mercado y que rayan el 4% en las expectativas más pesimistas.

Al contar con un mercado secundario líquido, el Tesoro creó un programa de creadores de mercado que todo el tiempo permiten que haya precios de compra y venta de Lecap muy estables, los inversores que suscriben estos papeles no tienen la necesidad de esperar al vencimiento para cobrar sus pesos. Ante cualquier imprevisto o necesidad de efectivo, las Lecap se pueden vender en el día, con ganancias acordes al tiempo que duró la inversión.

Con tasas de plazos fijos bancarios que promedian el 44% nominal anual, los rendimientos de las Lecap son una excelente forma de capitalizar la suba de tasas en pesos para la parte de la cartera que empresas e individuos necesitan sostener en moneda local. Y, a diferencia de los plazos fijos, no es necesario inmovilizar el dinero hasta el vencimiento de la colocación dado el mercado secundario.