-

Las pymes se financian cada vez más con cheques en la Bolsa

La negociación de cheques de pago diferido en la Bolsa crece a pasos agigantados, dadas las menores tasas y el aumento de la actividad económica, que permite tomar pesos en condiciones muy beneficiosas para capital de trabajo. El volumen de cheques negociados creció casi 80% interanual en enero.

Una de las vías más convenientes para el financiamiento pyme, la negociación de cheques de pago diferido en la Bolsa, se disparó en los últimos meses y continuó con su crecimiento acelerado en el primer mes del año. Esta vía por la cual las empresas pequeñas y medianas reciben adelanto de dinero en efectivo a cambio de los pagos a término que recibieron se volvió más conveniente por la baja de tasas y se muestra muy activa por la recuperación de la actividad económica.

Según un informe de la Comisión Nacional de Valores (CNV) respecto del financiamiento en el mercado de capitales, la negociación de cheques de pagos diferidos es una de las que más crecen en el mercado local.

“En enero de 2018 se negociaron 12.091 cheques de pago diferido con un volumen nominal de $ 1.935 millones de pesos, representando este valor un incremento interanual de 78%”, detalló la CNV en su reporte.

Entre los motivos de la disparada en los volúmenes transados se encuentra la recuperación económica, que incentiva a las pequeñas empresas a buscar capital de trabajo. Pero además, y más interesante aún, el crecimiento está apoyad en un abaratamiento de los costos de financiarse. A las empresas les descuentan cada vez menos.

Según el informe de la CNV, por caso, el promedio mensual de tasas de descuento cayó 2 puntos porcentuales en enero en comparación con diciembre.

La mayor parte de los cheques de o pago diferido se negocian a plazos de 90 a 180 días, los plazos más habituales. En enero pasado fueron $ 785 millones los negociados a esos plazos, contra $ 85 millones a menos de un mes, $ 206 millones entre 31 y 60 días y $ 250 millones a entre 60 y 90. A más de 180 días, por otro lado, se colocaron $ 609 millones. Esto es porque la curva de tasas está invertida, como las de las Lebac: el costo financiero es menor cuanto mayor es el plazo, lo que incentiva a las empresas a tomar financiamiento más largo.

La tasa promedio ponderada por los cheques a un mes fue de 29,6% en enero, a dos meses o menos el promedio estuvo en 28,8%, mientras que los cheques a entre 61 y 90 días se descontaron a una tasa promedio de 27,50%.