-

Las tasas de las Lebac se vuelven más jugosas

El Banco Central interviene en el mercado de Lebac para subir las tasas de interés fuera de los días de licitación para intensificar el sesgo anti inflacionario de su política. El resultado son tasas en pesos atractivos todos los días del mes, no sólo cuando se emiten las letras. La más corta rinde hoy 10% por encima de la inflación esperada.

El Banco Central no está conforme con la marcha de la inflación y toma medidas en el mercado secundario de letras Lebac, aquel en el que las letras que son la inversión predilecta de los ahorristas desde el último cambio de Gobierno se intercambian todos los días. La autoridad monetaria salió a ofrecer Lebac a tasas más altas en esta plaza para elevar los rendimientos de esos papeles y sacar así más plata de la calle. Para los ahorristas, esto significa que todos los días tienen acceso a tasas en pesos de lo más jugosas. Y, con las expectativas de inflación en un leve declive y las de dólar pinchadas tras las elecciones, el rendimiento real y medido en dólares de esas tasas es cada vez mayor.

En las últimas semanas, el Central se dedicó a aumentar las tasas de las Lebac. Pero en lugar de hacerlo en la licitación mensual de esos papeles, lo hizo a través de intervenciones cotidianas en el mercado secundario, donde esos vehículos se negocian a diario.

La última licitación no hizo más que confirmar las tasas que se marcaban en el mercado secundario. Así, comparando con el mes anterior, las tasas de las letras del tramo medio subieron: la tasa a 35 días quedó estable en 26,50%, la de 63 días subió a 26,50% (desde 26,20%), la de 91 días también a 26,50% (desde 26,00%), la de 154 días a 26,25% (desde 25,65%), la de 217 días a 25,95% (desde 25,45%) y la tasa a 273 subió a 25,85% (desde 25,35%).

En el mercado, el cambio de estrategia con las Lebac fue leído de distintas formas. Primero, como una manera de endurecer la política monetaria sin tocar la tasa de referencia. Segundo, como una señal para que los operadores se pasen a letras más largas y descompriman así la más corta, que concentra demasiados vencimientos. Pero lo interesante desde el punto de vista del ahorrista es que la suba de tasas garantiza mejores rendimientos.

Según cálculos privados, las “tasas reales” de las letras Lebac subieron un punto porcentual en promedio  como resultado del reacomodamiento de la curva de rendimientos. La tasa real es el rendimiento en pesos de una inversión luego de descontar el efecto erosivo de la inflación. Es así que, por ejemplo, la Lebac a 35 días mantuvo estable su tasa nominal en 26,50% anual, pero esa misma tasa comparada con expectativas de inflación que cada vez son menores hace que el rendimiento real sea cada vez más jugoso. Así, se estima que la tasa real de la letra más corta subió del 8% al 10% en el último mes.