-

Las urnas proclamaron ganadora a la Lebac

Las letras que cada mes emite el Banco Central y que los inversores minoristas utilizan hoy como alternativa superadora al plazo fijo bancario estaban prácticamente empatadas con el avance del dólar preelectoral. Sin embargo, la baja de la divisa esta semana hizo que una vez más la tasa le ganara a la divisa.

La inversión en letras Lebac del Banco Central tuvo un nuevo episodio positivo como resultado de las primarias abiertas simultáneas y obligatorias del fin de semana pasado. Estos papeles que se destacan por su seguridad en el repago, simplicidad en la operatoria y sólido rendimiento en comparación por ejemplo con la inflación suelen competir con el dólar por la preferencia de los ahorristas. La suba previa a las elecciones pareció darla la victoria a la divisa estadounidense, pero los resultados mejor a los esperados para el oficialismo torcieron la balanza una vez más en favor de las letras.

Cuando el 19 de julio pasado el Banco Central hizo su anterior licitación mensual de Lebac, la tasa que se fijó para la letra más corta fue del 26,50% anual. Ese día la cotización mayorista del dólar estaba en $ 17,14, por lo que entre la licitación y el vencimiento de esa letra los inversores necesitaban que la divisa no subiera más allá de $ 17,74 para que el rendimiento de la Lebac fuera mayor al de la divisa.  Es decir, que no superara el rendimiento de alrededor del 1,8% que ofrecían las letras.

El dólar llegó a cotizar bien por encima del nivel  límite que marcaba cuál sería el rendimiento positivo de la Lebac. Llegó a cambiarse a $ 17,82 antes de que el Banco Central saliera a hacer ventas por u$s 1800 millones con tal de evitar que la corrida cambiaria se espiralizara.

Pero las elecciones llegaron al rescate y devolvieron a la divisa a $ 17,13 justo a tiempo para el vencimiento de las letras del BCRA.

Tras ese resultado positivo, la licitación de ayer martes atrajo de nuevo a inversores de todos los tamaños que eligen la Lebac para percibir una tasa muy atractiva, a plazos muy cortos y con un riesgo menor incluso al de un plazo fijo.