-

Letes, buen destino para dólares y pesos ociosos

Hoy y mañana se licitan tres series de letras en dólares en las que se puede invertir tanto pesos como dólares, pero que pagan en moneda extranjera. En esta ocasión, se podrá colocar a 3, seis o 9 meses de plazo con tasas que van del 2,65% al 3,25% anual en dólares, más de 3 veces lo que paga un plazo fijo para depósitos en divisas. A través de una sociedad de Bolsa se puede suscribir en minutos.

Parte del programa de financiamiento del Gobierno para este año está siendo sostenido a través de la emisión de letras en dólares del Tesoro, llamadas Letes, que son un excelente destino para quienes no renuncian a ahorrar en moneda extranjera o ya tienen los dólares y quieren ponerlos a trabajar a muy bajo riesgo. Mejor aún, son una excelente alternativa para quienes quieren comprar dólares que no van a utilizar este año ya que permiten hacerlo a un precio mayorista, unos 30 centavos por debajo de lo que cobra un banco por cada billete. Mediante una sencilla transferencia se puede suscribir Letes a través de una sociedad de Bolsa.

El plazo de suscripción para las Letes que se colocan esta semana estará abierto hoy y mañana. Consistirá en la licitación de tres series a un plazo de 88 días –vencimiento el 16 junio-, 179 días –con vencimiento el 15 de septiembre- y 270 días –vencimiento el 15 de diciembre.

Para las Letras a 88 días el precio de suscripción será de u$s 993,65 por cada u$s 1.000 de valor nominal, lo cual representa una tasa nominal anual de 2,65%; para las Letras a 179 días el precio de suscripción será de u$s 985,50 por cada u$s 1.000 de valor nominal y tasa del 3%; y para la más larga el precio será de u$s 976,52 por cada u$s 1.000 de valor nominal y tasa del 3,25%. El monto a licitar será de hasta u$s 500 millones nominales de cada serie, mientras que si las ofertas superan el monto a colocar se procederá a prorratear las colocaciones (un inversor puede haber puesto u$s 1000 y terminar recibiendo u$s 700 en Letes y el resto le es devuelto).

La Lete tiene varios puntos interesantes para inversores conservadores. Primero, que está en dólares, donde siempre conviene conservar parte de la cartera aún en tiempos de dólar barato aunque sea como cobertura.

Segundo, la seguridad de la emisión potenciada por su corto plazo. Las Letes son similares a un bono soberano, de hecho el Gobierno las usa para financiar gasto al igual que otras emisiones de deuda, pero al ser tan cortas permiten ver muy claramente la capacidad de pago del Estado, que no está puesta en duda para nada a 9 meses vista.

Tercero, las Letes son muy atractivas para quienes tienen dólares declarados, no los tienen colocados en ninguna inversión y no gustan del riesgo. El corto plazo hace que sean similares a un plazo fijo, pero los plazos fijos bancarios ofrecen menos del 1% anual en dólares a quienes depositan divisas a 30 días. Estas tasas son mucho más atractivas con niveles de riesgo equivalentes, la única diferencia es que tienen un plazo algo más largo.

Por último, las letras del tesoro en dólares son una excelente opción más que nada para quien necesita comprar dólares y no los va a usar en los próximos 3, 6 o 9 meses. Así como sirven para poner dólares a trabajar, las Letes también se pueden suscribir con pesos que son tomados como dólares a un tipo de cambio mayorista que surge cada día de una encuesta entre bancos y que se conoce en la jerga como dólar Comunicación A 3500. De hecho, en la licitación de hoy y mañana se toma el valor de hoy de esa encuesta (con lo cual hoy mismo se puede saber cuánto se pagará por cada dólar mañana). El hecho de que se paga más barato por dólar agrega casi un punto porcentual de rendimiento más a quienes suscriben Letes en esa moneda.

Hacerse de Letes es muy sencillo a través de una sociedad de Bolsa, a cambio de una comisión. Con tener cuenta en la sociedad y transferir los pesos y los dólares, la orden de suscripción alcanza para que se liciten las letras a nombre de cada ahorrista. Llegado el vencimiento, el Tesoro Nacional deposita en la cuenta de cada inversor los dólares contantes y sonantes que se pueden retirar o reinvertir.