-

Llegó el día de la suba de tasa de la Fed

Hoy es la reunión de diciembre de la Reserva Federal de los Estados Unidos, el tan esperado encuentro en el que la autoridad monetaria de los Estados Unidos decidiría finalmente su segunda suba de tasa desde la recesión de 2008. Las apuestas estiman un 93% de chances de que hoy se concrete ese avance

El día tan esperado es hoy. Finalmente la Reserva Federal de los Estados Unidos tendrá su reunión de diciembre y los operadores descartan que la tasa de referencia de ese país será elevada en 25 puntos básicos, de 25-50% a 50-75%, en lo que será la segunda suba de tasa desde que tras la crisis subprime de 2008 se mantuviera en mínimos históricos por más de 7 años. Tras la decisión de tasas, el discurso de la titular de la Fed, Janet Yellen, marcará el norte de los mercados de todo el mundo de acuerdo a las señales que dé respecto a cómo será el calendario de nuevas subas de tasa en el futuro. Para la Argentina, la suba de tasas supone un cambio en las expectativas de financiamiento del Gobierno  más selectividad en las acciones.

Para seguir el ritmo de los mercados el día de hoy, hay que mirar a Washington. Hoy termina la reunión de diciembre de la Fed que empezó ayer. Los mercados de futuros de Estados Unidos, donde se operan coberturas para la tasa de 30 días, todas las posturas están ubicadas para esperar una suba de tasa. Las probabilidades que se calculan en base a esa plaza arrojan que el mercado considera que las chances de la suba son del 93%.

En principio, entonces, no habrá sorpresas si se confirma ese escenario. Las novedades en todo caso pueden surgir si la suba es algo mayor a lo esperado o si, durante su discurso, Yellen cambia el panorama de subas futuras que los operadores tienen en mente. La mayoría de las posiciones en mercados de futuros ven dos subas más en 2017 y otras cuatro en 2018.

Como sea, la lectura para la Argentina es que el mundo de dólar caro está llegando, la pregunta es qué tan rápido llegará. Una primera mirada de cómo es ese mundo nos la dio el mercado post triunfo de Donald Trump, con la tasa de los Estados Unidos a 10 años en niveles máximos de casi una década.

Una suba de tasas en los Estados Unidos implica una pérdida de atractivo de los activos emergentes, como los argentinos, en comparación con los de los países centrales. Eso vuelve más selectivo al mercado de acciones, con papeles que suben de acuerdo a resultados más que a contexto.

Para los bonos, una de cal y una de arena. Las bajas iniciales son seguidas de aumentos en los rendimientos de los bonos soberanos en pesos y en dólares, lo que implica mayores ganancias para los que invierten hoy en esos papeles. Las tasas de los bonos argentinos a 10 años pasaron del 5% anual a más del 6%, con lo cual los resultados pueden ser más jugosos siempre y cuando el Gobierno nacional tome nota de la suba y modere sus emisiones de deuda del año próximo.