-

Lo que viene para los ahorristas

Tras las elecciones, el Gobierno ganó la fuerza necesaria para llevar adelante uno de sus proyectos postergados: la reforma a la Ley del Mercado de Capitales. Más alternativas de inversión, menos impuestos y más estabilidad van a permitir a los minoristas manejar sus inversiones con tranquilidad.

El Gobierno tiene en carpeta reformar impositivas, laborales y tributarias en la segunda parte de su mandato, pero en lo que respecta a los ahorristas también se vienen  grandes cambios. Desde el año pasado está trabado en el Congreso un proyecto de reforma a la Ley de Mercado de Capitales que equipara las reglas de juego local a las de las grandes plazas latinoamericanas. Para los ahorristas eso significa mayores seguridades y facilidades a la hora de colocar sus ahorros en bonos, acciones, Lebac y otros activos del mercado, con protección frente a posibles confiscaciones o cambios de reglas y mejoras impositivas.

Invertir en el mercado está a punto de convertirse en aún más sencillo y seguro. Las excusas para seguir ahorrando en dólares, ladrillos y plazos fijos cada vez van a ser menos. Con la victoria oficialista en las elecciones se allana el camino para el cambio de reglas de juego en el mercado que tiene que tratar el Congreso.

Algunas de las reformas incluidas en la ley incluyen la eliminación de la cláusula que permitía al Estado intervenir los directorios de empresas cotizantes, un elemento que afectó el precio de acciones como las de Tenaris durante el Gobierno anterior. La reducción de la injerencia discrecional de los Gobiernos dentro de las decisiones de las empresas protege a los tenedores de acciones.

En segundo lugar, la reforma en la Ley del Mercado de Capitales implicará la creación de nuevos activos en los que invertir, como los fondos con cotización de mercado con los que se puede apostar por grupos de acciones o índices sin más intermediación que el de un bróker.

También, la norma elimina impuestos y trabas al ingreso de inversiones del exterior, que hoy encuentran dificultades para poder invertir en forma directa en acciones, bonos, opciones y contratos futuros del mercado local, por lo que prefieren hacerlo en acciones argentinas en Wall Street. Esto promete aumentar el volumen operado en el mercado local, es decir la profundidad de la Bolsa porteña, de manera tal que los ahorristas locales tengan más variedad de opciones de inversión, con distintas opciones de riesgo y mayor estabilidad en el mercado.