-

Los ahorristas siguen fanatizados con la tasa en pesos

El Tesoro colocó la semana pasada más de $ 15.000 millones con un bono que paga una tasa de poco menos del 23% anual en medio de una inflación interanual que ronda el 40%. Esto es síntoma de que los ahorristas locales prevén una baja de la inflación de aquí en adelante, con lo cual consideran que las tasas todavía están altas.

El Ministerio de Hacienda y Finanzas lanzó la semana pasada su más ambicioso papel en pesos desde el cambio de Gobierno. El Bono del Tesoro Nacional 2018 (Bonte 2018) era toda una incógnita cuando se empezó a ofrecer la semana pasada porque su plazo de un año y medio era todo un desafío para una emisión nominada en moneda local. Por eso es que impactó el monto recaudado y dio una pista de lo que están viendo inversores y ahorristas para el futuro cercano.

La tasa de rendimiento del nuevo bono nacional en pesos, con vencimiento en 2018, fue del 22,75% anual, esto es lo que paga un banco por un plazo fijo a 30 días. Se captaron $ 15.211 millones a una tasa impensada hace unos meses atrás, que llegaron de inversores que ni locos hacen un plazo fijo por considerar demasiado baja a la tasa.

¿Entonces qué pasó? La diferencia está en el plazo. Si bien no es conveniente hacer un plazo fijo a un mes a esa tasa, porque letras y bonos pagan casi 28% anual, cuando hablamos de 18 meses la situación cambia. En ese período, sostener un rendimiento del 23% es estar entre 3 y 4 puntos porcentuales por encima de la inflación esperada para los próximos 12 meses (y la diferencia es mayor aún para los restantes seis meses de duración del bono, en 2018, cuando se espera que la inflación se debata con los dos dígitos).

El mensaje es claro. En el mercado creen que las tasas están altas y que no van a volver a estar tan altas, con lo cual el momento de colocar en pesos es ahora. Bonos, letras y otros activos de mercado (nunca plazos fijos, que pagan por debajo de la inflación) son los vehículos para aprovechar esta era de tasas altas en pesos que tiene fecha de vencimiento.