-

Los bancos intentan subir las tasas para no perder más ahorristas

Las tasas de los plazos fijos recuperan algo de terreno a medida que los bancos pierden ahorristas. Mientras que el crédito crece al 50% interanual, los depósitos bancarios crecen 26% y los plazos fijos apenas 13%. Los ahorristas optan por poner sus pesos en Lebac y bonos en pesos que pagan mucho más

Los bancos se están viendo forzados a reaccionar ante la salida de ahorristas que mueven sus tenencias a activos del mercado de capitales ante los pobres rendimientos que pagan por sus depósitos. Las tasas de los plazos fijos subieron 1 punto en el último mes y 3 desde agosto. Con todo, ahora rinden 21% mensual, muy por debajo del 28,75% que pagan por ejemplo las Lebac del Banco Central.

Los bancos se las están empezando a ver difícil para mantener a sus clientes como ahorristas. Los plazos fijos en entidades bancarias prácticamente no crecen, apenas un 13%, en un contexto de inflación del orden del 24% anual. Esto se da a pesar de que el crédito al sector privado avanza casi 50% en comparación con un año atrás.

Lo que se ve es una fuga de los ahorristas que no están satisfechos con las tasas que perciben por sus ahorros. Los bancos toman los depósitos de sus clientes, pagan un 21% por ellos y luego colocan esos fondos a casi el 29% anual en letras del Banco Central o a cerca del 60% en los créditos más rentables, como los personales.

El resultado es que cada vez más ahorristas se pasan a Lebac. De un total de $ 1,14 billón emitidos en Lebac, sólo $ 327.806 millones son de bancos. Todo el resto de las letras están en manos de empresas y personas físicas que prefirieron saltar la intermediación bancaria y colocar ellos mismos sus ahorros en títulos del Banco Central.

Lebac, bonos ajustados por inflación, bonos a tasa fija en pesos, bonos ajustados por la tasa de política monetaria y otros activos en moneda local son las estrellas del momento en un contexto de dólar planchado. Los ahorristas pueden acceder a ellos a través de sociedades de Bolsa, por fuera de los bancos, con solo abrir una cuenta y transferir el dinero que no quieren colocar en depósitos bancarios a tasas bajas.