-

Los bonos argentinos pueden subir hasta 25% más

Desde el final del juicio por la deuda en default los bonos argentinos en dólares no han parado de subir o, lo que es lo mismo, ver reducidos sus rendimientos. Pero todavía les queda camino por recorrer: sólo para empatar la tasa que pagan los títulos de otros países de la región, la dirección en la que van estos papeles, hay títulos que pueden subir hasta un 25%.

Tras la salida del default y el buen año del mercado de capitales argentinos muchos inversores se preguntan si es que las buenas noticias llegaron a su fin. Sin embargo, existe una forma de estimar cuanto más pueden subir los activos argentinos si el país sigue el camino de reformas económicas que hicieron otros pares de la región. Esto es, mientras que la Argentina paga tasas del orden del 7% a 20 años de plazo, los países de la región pagan entre 4% y 5% a ese mismo plazo. Con solo seguir sus pasos, los bonos argentinos pueden subir hasta 25% para alcanzar ese nivel.

El rendimiento de un bono es una cuenta, en términos de complejidad, bastante sencilla. Si un bono a un año paga u$s 105 por cada papel y sale u$s 100 en el mercado, tiene un rendimiento del 5%. Es decir, se calcula en función del precio de comprarlo y el premio que paga a lo largo del tiempo.

Así, cuando el precio de un bono sube el rendimiento baja, algo que ya viene pasando con los bonos argentinos y que va de la mano de un aumento de la confianza que abarata los costos de financiamiento.

En esa línea, las reformas pro mercado del Gobierno de Mauricio Macri tienden a subir los precios de los bonos y bajar esos rendimientos. La pregunta es hasta cuándo y una buena forma de responder es pensar cuánto más pueden llegar a subir los papeles argentinos antes de igualar los rendimientos, más bajos, que pagan otros países de la región. La respuesta a esa pregunta es que, si se confía en el éxito del Gobierno, poner parte de los ahorros en bonos argentinos es casi ineludible.

Para que las tasas a cinco años de la Argentina empaten el promedio de la región, bonos como el Bonar 2020 y el Bonar 2021 deberían subir 11,5% de precio. En cuanto a la tasa a 10 años, para equiparar a sus vecinos los títulos Bonar 2026 y Argentina 2028 deberían ganar 21%. Por último, para el plazo a 20 años, papeles como el Discount o el Par, que vencen en 2033, deberían subir 25% de precio.

Si esta “compresión de spreads” que viene de la mano de políticas más amigables con los mercados se concreta aunque sea parcialmente, las ganancias para quienes compren títulos en dólares ahora serán siderales.