-

Los bonos en dólares siguen de racha

La semana que pasó fue de sacudones para los precios de los activos, pero esos vaivenes se notaron menos en un mercado: el de la deuda soberana en dólares. Los bonos en dólares, un excelente vehículo de ahorro para inversores conservadores, apenas si sintieron el golpe y luego volvieron a las subas. El contexto internacional ayuda.

Los bonos de deuda en dólares sufrieron poco el impacto de la semana pasada, cuando la no inclusión de la Argentina en el índice de mercados de frontera tiró a la baja a los activos locales, con caídas de no más del 2% que rápidamente se recuperaron. Aunque se espera al menos un mes más de estabilidad cambiaria, dado el retraso de la cosecha, la llegada del tercer trimestre del año y el aroma electoral prometen hacer de estos títulos un buen refugio y generador de rendimientos para ahorristas. El contexto externo, con la tasa internacional en caída, juega a favor, como así también las exitosas emisiones de deuda local.

La “curva” de rendimientos en dólares se puso atractiva en los plazos medianos, justamente los que son más seguros y menos sufren las caídas ante noticias negativas. Desde los vencimientos que empiezan en 2020 y hasta los 10 años de plazo, se puede obtener un rendimiento anual de entre el 4,1% y el 6% en dólares. Un resultado excelente dado el bajo riesgo implícito en esos plazos.

Los rendimientos de los bonos de corto plazo lucen menos atractivos, por ejemplo, en comparación con las tasas que pagan las Letras del Tesoro en Dólares Estadounidenses (Letes)  a año y medio de plazo que pagan 3,4% anual. Sin embargo, a partir de los 3 años de plazo ya se pueden encontrar diferencias sustanciales con esos rendimientos para obtener buenos resultados ya sea que se quiera conservar el bono en cartera hasta su vencimiento o devengar intereses por un tiempo con vistas a una venta antes de su final.

El Bonar 2020 es el primer bono de la lista, con vencimiento en octubre de ese año, ofrece un rendimiento del 4,1%. Por el lado de los fundamentos, es el más seguro dado que los analistas descuentan que la capacidad de pago de la Argentina para esa fecha está prácticamente garantizada. El Bonar 2021, que vence en abril del año siguiente, premia con un 4,6% en dólares a quienes invierten en él.

Más adelante en los vencimientos, para encontrar un resultado anual del 5% hay que apostar por el Bonar 2025, que paga 5,2% anual y vence en abril de 2025. Al que le parezca un plazo demasiado largo, puede optar por conservar ese papel durante 5 años y medio que es –a su precio actual- el plazo al que este bono garantiza un rendimiento del 5,2% anual sin importar subas y bajas del precio del papel a lo largo del camino, dados los pagos semestrales de intereses. Luego se puede vender para recuperar el capital, o esperar hasta su vencimiento.

Ya a 10 años el Bonar 2027 paga un rendimiento del 6% anual en dólares y vencen en enero de ese año. En este caso, para garantizarse la tasa del 6%, hay que conservar el bono por siete años.

Pero más allá de los bonos soberanos, los rendimientos se pueden volver más atractivos, por ejemplo al mirar los papeles provinciales. El Bono de la Provincia de Buenos Aires a 2021 paga 5,1% anual, prácticamente lo que rinde un bono soberano a ocho años pero en la mitad del tiempo.