-

Los plazos fijos en dólares pagan cada vez menos

La entrada de divisas al país repuntó. Tan es así que ahora los bancos no tienen mucho que hacer con los depósitos que reciben y pagan cada vez menos por ellos. Es así que desde que empezó el año la tasa de interés en dólares se desplomó. Para obtener un rendimiento por los dólares se necesita ir a letras o bonos.

Hacer un depósito bancario en dólares es, prácticamente, lo mismo que dejar las divisas quietas en el colchón. Desde que a comienzos de año la falta de divisas llevara a los bancos a ofrecer casi 3% anual por los plazos fijos en dólares a un mes hasta hoy pasó mucha agua debajo del puente. Dólares no faltan, ahora los que se han vuelto caros son los pesos por las altas tasas de interés con las que el Banco Central combate la inflación. El resultado para los ahorristas es que no conviene depositar dólares en bancos: bonos y letras pagan hasta tres veces más.

Según datos del Banco Central la tasa que pagan los bancos por depósitos a 30 días perdió 148 puntos básicos desde el inicio del año. Pasó de promediar el 2,13% anual a caer al 0,78% en julio pasado. En lo que va de agosto promedia 0,65% anual. Un muy bajo rendimiento que prueba que los bancos tienen en sus manos más dólares de los que pueden poner a trabajar en forma de préstamos o inversiones en el sector financiero.

Los ahorristas se ven así poco incentivados a mantener a sus divisas en esas cuentas y, por lo tanto, obligados a buscar alternativas.

Para empezar, en los últimos meses el Tesoro Nacional lanzó una alternativa para los minoristas. Las letra en dólares Letes que licita hasta dos veces por mes y que se ofrecen también en el mercado secundario todos los días, tienen una duración de entre 90 días y seis meses con tasas anuales que rondan el 3% anual, más del triple de lo que pagan los bancos.

En cambio, de acuerdo al bono que se elija, los ahorristas pueden optar por vehículos de inversión más largos que pagan de entre 2,5% anual hasta el 6,5% al año. Estas inversiones son tan seguras como un plazo fijo con el agregado de un mayor rendimiento y mejor liquidez: a diferencia del plazo fijo que permanece inmóvil durante un mes, estos papeles se pueden vender en un plazo de 72 horas.