-

Los plazos fijos minoristas perforaron el 17%

En un sistema cada vez más líquido, los bancos pagan cada vez menos por los depósitos de sus clientes. En febrero, el promedio que remuneran los plazos fijos cayó al 16,8%, cuatro puntos por debajo de la inflación esperada del 20,8%. La Lebac y los bonos en pesos arrojan rendimientos de más del 22%.

Pasó fin de año, sus gastos y también pasaron los meses de vacaciones. La enorme emisión monetaria de diciembre llegó a la calle y rápidamente volvió a los bancos, que todavía con poco crédito para otorgar, no tienen destinos interesantes para los pesos que les depositan. El resultado es que la tasa que pagan los depósitos a plazo fijo se desplomó: promedió 16,8% en febrero y se alejó cuatro puntos de la inflación esperada. Poner los ahorros en los bancos siempre implicó descapitalizarse, pero con la baja de tasas cada vez se pierde más. Las tasas en pesos se conservan por encima de la inflación en el mercado.

Datos publicados por el Banco Central respecto de la tasa promedio que se paga por depósitos de menos de $ 100.000 muestran que finalmente ese indicador cayó por debajo del 17%, que es el tope de la banda de metas de inflación. La inflación esperada para los próximos meses, del 20,4%, promete descapitalizar a todos los que pongan a sus ahorros a tasas por debajo de ese nivel, sobre todo en los primeros seis meses del año en los que se esperan movimientos de precios mayores.

El pobre rendimiento del ahorro bancario preocupó al propio BCRA, que dijo que analiza cambiar las regulaciones de encajes para que las entidades dejen de pagar tasas tan bajas.

Mientras tanto, los ahorristas siguen teniendo opciones para obtener tasas por encima de la inflación en el mercado de capitales. Las letras Lebac todavía están por encima de la inflación esperada y distintos bonos en pesos ofrecen también oportunidades en un contexto de dólar planchado que arroja pocos resultados.

La Lebac a 30 días paga una tasa del 22,75% anual, casi seis puntos porcentuales por encima del plazo fijo y más de uno y medio por sobre la inflación esperada. Para quienes estén dispuestos a activos más complejos, los bonos con CER arrojan tasas de retorno de 0,5% y el 4,4% por encima de lo que varíe la inflación, mientras que los títulos a tasa variable parten del 21% de rendimiento esperado y llegan al 30%.

Para invertir en colocaciones en pesos en el mercado de capitales, sólo hace falta abrir una cuenta en una sociedad de Bolsa y asesorarse respecto de las distintas alternativas. Las Lebac pagan una comisión ínfima si se las suscribe en la licitación primaria, mientras que el resto de los papeles pagan un poco más.