-

Media sanción para la Ley de Mercados

La norma que busca destrabar el funcionamiento del mercado de capitales, bautizada como “Ley de Financiamiento Productivo”, ya fue aprobada en la Cámara de Diputados y pasará al Senado. Una vez aprobada habrá menor injerencia estatal en las empresas, se crearán nuevos instrumentos de inversión y un mercado para facturas de empresas.

Tapada bajo las discusiones por las reformas laboral, tributaria y jubilatoria, transita sin sobresaltos su tratamiento legislativo el proyecto de modificación de la Ley de Mercados de Capitales, ahora bautizada como “De Financiamiento Productivo”. El proyecto modificará en forma integral la manera en que funcionan los mercados de capitales en el país, con la creación de nuevas formas de invertir que existen en otras plazas pero no están autorizadas en el mercado local. Entre otros puntos, la norma hace hincapié en el financiamiento pyme, con la creación de un mercado para las facturas con las que cobran y elimina la posibilidad de que el Gobierno intervenga empresas cotizantes.

La semana pasada la Cámara de Diputados le dio media sanción al proyecto de ley que busca desarrollar el mercado de capitales. La norma que había caído víctima del congelamiento de las actividades del Congreso, ahora transita su labor parlamentaria sin siquiera un bache, mientras el debate está focalizado en otros elementos. Con 136 votos a favor y sólo 65 en contra ya va camino a Senadores.

En el texto de la ley hay un capítulo que promete inyectar vida al mercado de descuento de documentos. Dedicado a las pymes, para que puedan tener mejor acceso a instrumentos financieros, se busca crear un sistema según el cual toda factura sea negociable. En esta línea, creará una factura de crédito electrónica para micro, pequeñas y medianas empresas que reemplazará los comprobantes de ventas y las facturas de crédito vigentes.

En principio, esto debería permitir a las pymes acceder a crédito a tasas más competitivas, ya que el riesgo crediticio de la factura está asociado al deudor de ese documento y no al emprendimiento en cuestión. Este esquema de financiamiento ya se implementó con éxito en Brasil, Chile y México.

Con respecto al mercado de capitales, se habilitará la creación de fondos comunes que replican rendimientos de otros activos (ETF) y fondos para inversores calificados. A la vez, le otorgará a los fondos cerrados la condición de transparencia impositiva, eliminando la doble imposición tributaria.

Otro punto destacado para incitar las operaciones en la bolsa, será la de otorgar beneficios impositivos para empresas con más de 25% de capital flotante en el mercado. De esta manera, se busca que cada vez más empresas locales emitan acciones en el mercado local, generando más opciones para los ahorristas locales.

Por último, en cuanto a la injerencia del Estado, se eliminará en forma definitiva la posibilidad de que la Comisión Nacional de Valores intervenga empresas cotizantes.