-

Menos del 10% de los inversores espera una suba de tasa de la Fed

Se avecina la reunión de junio de la Reserva Federal de los Estados Unidos. Datos flojos de empleo publicados la semana pasada y malos indicios respecto de la marcha de la economía global hace que sólo una parte muy pequeña de los inversores espere una nueva suba. Esto es bueno para la Argentina que todavía busca colocar deuda.

Los inversores no creen que este mes la Reserva Federal de los Estados Unidos decida su segunda suba de tasas de interés de referencia en una década, debido a señales contradictorias respecto a la marcha de la economía. La titular de la Fed, Janet Yellen, habló esta semana y  dijo que una nueva suba está cerca, pero no precisó qué tanto. La tasa de referencia en los Estados Unidos influye sobre los costos de endeudamiento para la Argentina en un año que depende de la inversión externa para un eventual despegue de la actividad.

“En nuestra visión, la política monetaria responde a las cifras que se conocen, como la sorpresa del informe de mercado laboral del viernes pasado, sólo en la medida en que determinan o se ve que las cifras son significativas en términos de cambiar nuestro panorama económico de mediano y largo plazo”, sostuvo Yellen el lunes.

El banco central de Estados Unidos subió en diciembre sus  tasas de interés desde casi cero, en el primer endurecimiento de su política monetaria desde que decidió llevarla a mínimos históricos tras el estallido de las hipotecas subprime en el año 2008.

Las perspectivas de una nueva alza de las tasas se apagaron la semana por un reporte de la que mostró que en los Estados Unidos sólo se crearon 38.000 puestos de trabajo en mayo, lo que opacó cifras alentadoras recientes en materia de gasto del consumidor, vivienda y  crecimiento económico.

Ante una economía con algunas dudas e inflación que limita los grados de libertad del organismo pero por ahora no aprieta, la posibilidad de una suba en junio vuelve a ser reducida -debajo del 10%- de acuerdo a las apuestas que se ven en los futuros de tasa de interés de Wall Street.

Los comportamientos del dólar, de las materias primas y de las acciones de todo el mundo son muy vulnerables a las noticias sobre la tasa, con lo cual un sostenimiento de los niveles actuales puede servir de soporte para los precios de esos activos. Cada palabra de los funcionarios de la Fed será un motor para los índices de mercados centrales y emergentes por igual, Argentina inclusive.