-

Mercado a la espera de buenas noticias económicas

Tres elementos están en la cabeza de los inversores para esperar una mejora en las condiciones financieras. Esta semana la OCDE podría dar señales respecto a la incorporación de la Argentina a esa élite de economías globales, además habrá avances en la negociación con el FMI para una línea de asistencia y, de cara a junio, se espera la definición respecto de un ascenso del mercado local a la categoría de emergente. Un veto al tope a tarifas, además, puede ser un catalizador si el Gobierno logra contener los costos políticos.

En la mente de los inversores locales hay un calendario de eventos a los que seguir de cerca para apostar por datos positivos para el mercado. La posible incorporación de la argentina a la OCDE, las negociaciones con el FMI y la definición sobre la categoría del mercado local por parte de MSCI lideran las obsesiones de los ahorristas. Además, el tratamiento en el Senado de una ley que busca frenar los aumentos de tarifas y que sería vetada en caso de ser aprobada puede ayudar a recomponer las expectativas sobre las empresas de servicios, en caso de que el Gobierno logre contener el costo político.

Entre hoy y mañana la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) dará una señal a la Argentina. En principio, las expectativas giran alrededor de una aprobación y apoyo político de los países miembro al rumbo económico del Gobierno. En las expectativas más optimistas, mientras tanto, conservan esperanzas quienes aspiran a una incorporación inmediata del país a ese colectivo que agrupa a las economías más desarrolladas.

En segundo lugar, esta semana seguirán las reuniones entre los funcionarios del Ministerio de Hacienda y el Fondo Monetario Internacional de cara a la obtención de un acuerdo “stand by” por unos u$s 30.000 millones que ayuden a enterrar en forma definitiva las turbulencias financieras de mayo. En principio, los inversores estarán atentos a datos más precisos sobre el monto que podría alcanzar la línea de asistencia y la velocidad de avance de las negociaciones.

Más lejos en el tiempo, el 20 de junio próximo se conocerá el veredicto de MSCI respecto a la posibilidad de que la Argentina vuelva a ser clasificada como mercado emergente. La empresa ya dio señales de que aprueba las reformas estructurales hechas al mercado desde fines de 2015 a esta parte, aunque el año pasado postergó la decisión por dudas respecto de la sustentabilidad política de los cambios.

Por último, hoy mismo se tratará en el Senado el proyecto de ley que busca frenar los aumentos a las tarifas que fueron el sustento para el precio de las acciones de empresas reguladas en los últimos meses. Se descuenta que la ley será aprobada, aunque en caso de no serlo sería un gran impulso para el sector. Aún en caso de que la ley obtenga su sanción, se descuenta también que el Gobierno Nacional la vetaría, confirmando el rumbo de recomposición del mercado de servicios públicos. Los costos políticos que deberá pagar el presidente Mauricio Macri, entonces, pasan al centro de la escena. El mandatario buscará explicar el por qué de la necesidad de un veto y el grado de la aprobación de la sociedad será monitoreado de cerca por el mercado.