-

Misión cumplida: el riesgo se redujo y los bonistas ganaron

El posicionamiento estratégico de largo plazo más común en el mercado argentino es la inversión en bonos soberanos en dólares, con la vista puesta en una reducción del riesgo país que capitalice a sus tenedores. En 2017 el riesgo país perdió 105 puntos para llegar a 350 puntos. La visión de mayores reducciones del riesgo sigue en pie
El índice de riesgo país argentino, el EMBI+ Argentina que elabora JP Morgan cayó a 350 puntos al cierre de 2017, una caída de 105 puntos en el año. La caída del riesgo soberano es la contrapartida de la suba en los precios de los bonos soberanos en dólares del país, que tuvieron otro año de sólidos avances. En la medida en que el país estabiliza el rumbo en dirección a políticas pro mercado duraderas, es esperable que esa reducción de riesgo se mantenga hasta acercarse al nivel que muestran otros países de la región. La apuesta por bonos largos y de mediano plazo sigue siendo, por ello, una posición estratégica interesante.
La apuesta estratégica de inversores locales y extranjeros desde el cambio de Gobierno en 2015 tenía como norte la “compresión de spreads”, esto es la reducción de la distancia –spread- que separa a los rendimientos de los bonos argentinos respecto de la de sus pares de la región. Esta distancia empezó a reducirse con la salida del default, en 2016 y continuó más allá de avances y retrocesos durante todo el año pasado.
Como resultado de ese proceso los bonos en dólares argentinos acumularon retornos totales en el año –contemplando ganancia de capital y cupones cobrados- de hasta poco más de 21%. Lógicamente, las mayores ganancias responden a los títulos más largos como el Bonar 46, los Bonos Par y el Discount, varias veces recomendados en estas líneas como una inversión de mediano a largo plazo muy superadora de alternativas como el ladrillo. Los bonos de mediano plazo, mientras tanto, alcanzaron rentabilidades de entre el 4% y el 8% durante el año pasado.
Las apuestas por una continuidad de la reducción del riesgo país están basadas en cuál es el nivel de riesgo de países similares a la Argentina y ubicados en la misma región. En la medida en que las políticas macroeconómicas locales se parezcan cada vez más a las de países similares, el nivel de riesgo debería parecerse, generando grandes retornos a los que tienen bonos en dólares argentinos.
Mientras que la Argentina hoy está en un riesgo país de 350 puntos, supo caer por debajo de los 180 puntos en 2007, antes de la intervención del Indec. Brasil está en 241 puntos, Colombia en 175, México en 188, Perú en 113 y Uruguay en 147.