-

“Paciencia”, la nueva palabra favorita de los inversores

La Reserva Federal de los Estados Unidos mantuvo sin cambios su tasa de referencia y dijo que iba a ser “paciente” antes de decidir nuevas subas. Las monedas emergentes, como el peso, subieron entre festejos. Y los ahorristas que apuestan por bonos y acciones también

 

Música para los oídos de ahorristas e inversores de la Argentina. El banco central de los Estados Unidos, la Reserva Federal o “Fed”, cambió completamente su tono en su última decisión de tasas, e hizo que un flujo de inversiones de todo el mundo se derramara de inmediato hacia países como éste. Un par de palabras inocentes en el país del norte ayudaron a extender la calma cambiaria, el alza de las acciones y de los bonos argentinos.

 

¿Cómo es que la palabra paciencia se convirtió en la favorita de los ahorristas? El ciclo de endurecimiento de la política monetaria de los Estados Unidos, siete subas de tasa a lo largo de dos años, hizo que muchos fondos de inversión internacionales decidieran recortar sus tenencias en activos de países emergentes para cambiarlas por colocaciones más seguras en ese país. Los mejores rendimientos que bancos y bonos del Tesoro de los Estados Unidos empezaron a ofrecer como resultado de las sucesivas alzas en la tasa hicieron que esta preferencia quitara capitales de todo el mundo, que regresaban al mercado más importante del mundo.

 

El resultado fue una caída de las monedas de Latinoamérica y otros países emergentes. Esto es porque los capitales que abandonan esos países, venden bonos y acciones para luego ir a demandar dólares con ese dinero al mercado cambiario de cada una de esas plazas. Así, bonos y acciones caen al tiempo que el dólar sube. Lo que en la Argentina vimos aumentado, con una de las monedas que más se devaluó en el año.

 

Ese proceso queda oficialmente interrumpido luego de la declaración de la Fed de la semana pasada. Al decir que será paciente antes de decidir nuevas subas envió la señal de que los aumentos en los rendimientos no seguirán en el futuro inmediato.

 

Toda esta semana que pasó vimos que esas palabras cambiaron la dirección de los flujos de inversión internacionales. Y así como en 2018 los capitales salían, volvieron a entrar a países emergentes como la Argentina. De esta manera, el dólar se mueve manso por debajo de la zona de no intervención que fijó el Banco Central, a pesar de compras oficiales para sostenerlo. El S&P Merval no para de batir records nominales y los bonos argentinos se recuperan.