-

Para la Bolsa se hizo la luz

El fallo de la Corte Suprema por tarifas de gas golpeó fuerte, aunque por poco tiempo, a las acciones locales, en especial a las de empresas con tarifas reguladas. Recientemente, además, conocimos el fallo respecto a los aumentos de la tarifa de electricidad, con un aval a los aumentos. Se espera menos impacto y más oportunidades de inversión

El índice Merval de la Bolsa de Buenos Aires se mueve al ritmo que marcan los mercados internacionales y, en especial, a lo que pasó en Brasil con la destitución de Dilma Rousseff: esto es porque en el mercado porteño la acción de Petrobras tiene un peso enorme y las subas desatadas por el cambio político en el país vecino arrastraron a los indicadores de nuestro país. Sin embargo, lo que sigue puede llegar a ser más interesante. Ayer la Corte Suprema falló respecto a los amparos que buscan frenar los aumentos de la tarifa hogareña de electricidad, como ya pasó con la tarifa hogareña de gas. Esto puede generar oportunidades para inversores con apetito por el riesgo.

El peor escenario, el de una repetición del fallo anterior, ya estaba incorporado a los precios de las acciones locales. Con lo cual, el impacto sobre los índices locales de este aval a la política energética del Gobierno de Mauricio Macri debería ser positivo.

Lo que se espera es que el fallo actúe como señal de largada para los inversores que más apetito por el riesgo tienen, es decir, aquellos que asumen la posibilidad de perder con tal de contar con la posibilidad cierta de obtener ganancias mayores a las del promedio del mercado.

Acciones como Pampa Energía, en menor medida su controlada Edenor, Transener, Transportadora  Gas del Sur y otras de las firmas reguladas probablemente encabecen los avances posteriores al nuevo fallo negativo. Porque si el peor escenario ya está contemplado en los precios, cualquier diferencia con ese escenario sería alcista.

Pero más allá de eso, en los días posteriores al fallo por la luz, los inversores se encontrarán con que el camino queda allanado para una nueva suba de tarifas, esta vez menos frágil que la que naufragó en los tribunales. Los ingresos de esas firmas se recompondrán, más temprano que tarde, y eso atraerá apuestas.