-

¿Por qué los inversores apuestan por bancos argentinos?

La falta de desarrollo del sector financiero argentino, lo que parece ser un exitoso proceso de desinflación y un nivel de penetración de la banca de relevancia hace que los inversores internacionales pongan los ojos sobre el sector financiero argentino. Con subas de hasta el 39% en el año, las acciones de bancos son una interesante apuesta de mediano y largo plazo.

Las acciones de los bancos argentinos pueden no ser las que más ganan en lo que va del año pero sus avances prometen ser los de mayor solidez a nivel estructural. Con subas de hasta el 39% en lo que va del año, han sido blanco de apuestas de fondos del exterior, inversores y ahorristas locales por igual. Los fundamentos de las apuestas por el sector financiero están puestas en el corto plazo en las ganancias que obtienen por las altas tasas de interés y la baja de la tasa de endeudamiento del país, pero son posiciones de más largo plazo: los fondos extranjeros creen ver un sector que va a ganar fuerza en los años venideros.

Hay una serie de razones que están detrás de la preferencia de los inversores por acciones de bancos argentinos. Primero y principal, que el sector financiero no está desarrollado en la Argentina de la misma manera que en el resto de la región y el mundo. Eso, a ojos de un inversor, no es un problema: quiere decir que hay mucho espacio para crecer. Los depósitos en bancos representan apenas el 18% del PBI del país, cuando en el resto de la región ese ratio no baja del 60%. Es difícil imaginar una baja en ese sentido, el único camino es hacia arriba.

En segundo lugar, se ve un Banco Central comprometido con bajar la inflación que –si bien no siempre logra lo que se propone en lo inmediato- parece estar consiguiendo que la tendencia de la tasa de expansión de precios sea hacia abajo. Los procesos de desinflación suelen venir de la mano de un crecimiento del sector financiero. Los casos paraguayo a principios de este siglo y mexicano a fines del pasado muestran eso: un crecimiento importante en depósitos y préstamos.

Tercero, a pesar de endeudarse poco y depositar menos, los argentinos están lejos de estar fuera del sistema. Existe si una porción de la población sin bancarizar, pero sólo Brasil, Chile y Uruguay tienen, en proporción, más habitantes con tarjeta de crédito y débito que la Argentina (con sistemas financieros mucho más importantes). O sea que el punto de partida es prometedor.

En ese contexto, a caballo de las compras de inversores de todo el mundo, la acción del Banco Hipotecario crece 39,1% en el año, la del Banco Macro 37,5% y la del Banco Patagonia 30,9%. Grupo Financiero Galicia les sigue con el 24,5% y Banco Francés con el 15,3%. De nuevo, no se trata de los más ganadores del año sino de los que más tienen por ganar de aquí en adelante si el programa económico del Gobierno termina siendo razonablemente exitoso.