-

Productores agropecuarios pueden financiarse en dólares y esperar el momento de vender su producción

Con tasas de interés en pesos en niveles récord para financiar la cosecha, los incentivos están dados para que los productores agropecuarios vendan cuanto antes su cosecha. Pero el mercado permite tomar financiamiento en dólares a tasas y plazos mucho más razonables, en caso de que se quiera esperar para vender parte de lo producido a la espera de mejores precios y un panorama más claro. La clave está en que al ser productos con precios internacionales, no se corre riesgo ante una devaluación.

Llegó el segundo trimestre del año y con él el momento de la cosecha. Como cada año, los productores se ven ante la necesidad de vender su producción para pagar por los gastos de la temporada pasada y financiar las inversiones para la siguiente siembra. Con préstamos en pesos en niveles de tasa altísimos, en principio lo más conveniente es vender de inmediato para no tener que tomar préstamos demasiado onerosos. Pero hay una alternativa: tomar financiamiento en dólares en el orden del 6,5% al 7% anual, sin riesgo de descalce de monedas porque la propia producción que se ahorra tiene valor internacional en dólares.

La alternativa de ahorrar en silobolsa siempre es una opción interesante, sobre todo cuando se obtuvieron buenos rendimientos por hectárea y se logra pagar gastos y siembra con parte de la producción, en lugar de tener que volcarla toda al mercado de una sola vez.

En un contexto electoral opaco y con precios del mercado de materias primas que muestran alzas en los contratos a término más cercanos a fin de año, existen incentivos para quedarse con parte de lo producido a la espera de mejores precios y de señales más claras desde el punto de vista político antes de vender.

Así, lo que aparece es la necesidad de conseguir financiamiento para hacer frente al día a día del negocio, una vía que está poco menos que cerrada en el sector bancario con tasas de interés en pesos que parten del 68% nominal anual que muestra la tasa de referencia de la política monetaria.

Para cubrir entonces las necesidades de financiamiento, en el mercado existe el pagaré bursátil en dólares. Permite tomar financiamiento a 360 días a una tasa del 6,5% o el 7% anual.

El pagaré bursátil es un instrumento muy parecido a un cheque de pago diferido, la principal diferencia es que permite emitir deuda a un plazo más largo. Con muy pocos requisitos y el aval de una sociedad de garantía recíproca, permite obtener financiamiento en condiciones muy favorables a empresas que entren dentro de la categoría pyme.