-

Reforma tributaria: estimulan ahorro en acciones y en pesos

Los primeros lineamientos de la reforma tributaria llegan con la novedad de que quedará gravada la renta financiera. Sin embargo, el impuesto pensaría sobre un rendimiento anual mínimo. Y las inversiones en acciones locales estarían exentas de impuestos, para impulsar el desarrollo del mercado de capitales.
La reforma tributaria que el Gobierno busca impulsar gracias al triunfo electoral de este mes es un trabajo en marcha. Mucho queda por definir, con lo cual todavía es pronto para sacar conclusiones, pero algunos grandes lineamientos ya se conocen y traen buenas noticias para los ahorristas más pequeños. El impuesto a la renta financiera pesará más sobre ahorros en dólares más que en pesos, mientras que las acciones van a estar exentas.
El borrador de la reforma tributaria establece que la renta financiera pagará una alícuota del 5% en el caso de inversiones en pesos y del 15% en el caso de inversiones en dólares. Según trascendió, el impuesto gravaría el rendimiento anual de inversiones por encima de un mínimo no imponible de $ 52.000 anuales, pero no sobre el capital. Esto es para evitar que los ahorros se desdoblen en partes pequeñas con el objeto de eludir los impuestos.
Los activos alcanzados por el impuesto también quedan por definirse en el Congreso, pero los primeros borradores oficiales indican que los plazos fijos bancarios, los bonos soberanos y hasta los fondos comunes de inversión quedan alcanzados.
Las que quedan exentas son las acciones de empresas que cotizan en el país, con el objeto de alentar la salida a Bolsa de más empresas y el financiamiento empresario en el mercado de capitales.
En resumen, lo primero que se puede sacar en limpio de esta reforma es que favorece las inversiones minoristas en acciones de empresas, los activos que hasta hoy arrojan los mejores rendimientos del mercado.
Por otro lado, las inversiones en pesos tienen un impacto limitado en términos relativos. Por ejemplo, las inversiones en Lebac, bonos en pesos y otros activos en moneda local pagarían un impuesto anual del 5% por cada peso que supere el $ 52.000 de mínimo no imponible.