-

Se calma el frente cambiario

Desde su pico del 15 de junio pasado, tras los cambios al frente del Banco Central y la política monetaria más agresiva, el dólar empezó a dar señales de calma. Ya perdió $ 1,20 desde su máximo y, después del cierre de junio y el habitual repunte de la demanda que conlleva, se puede volver a aspirar a tener un mercado de dólar tranquilo.

El paquete de medidas que lanzó el Banco Central para frenar la volatilidad cambiaria parece estar surtiendo efecto en el dólar. La divisa cerró ayer en $ 27,70, cerca de $ 1,20 por debajo de su récord del 15 de junio pasado. La autoridad monetaria, ahora conducida por Luis Caputo, secó la plaza de pesos e impidió que los bancos compren dólares para evitar una disparada.

La divisa norteamericana acumula una depreciación del 43,9% en el año y del 8,3% en el mes de junio. Y aunque el mercado todavía no esté listo para dar por terminada la turbulencia de los últimos meses, mucho depende de lo que pase en los mercados globales, al menos los inversores pueden empezar a proyectar movimientos menos abruptos de la divisa.

Con límites a las compras de dólares por parte de los bancos, un aumento en los encajes obligatorios y tasas interbancarias de corto plazo por las nubes, Caputo logró mantener al frente monetario a favor de mayor calma en el dólar.

Este viernes el vencimiento de futuros de dólar puede traer algunos movimiento estacionales, pero las expectativas de los operadores marcadas en precios del mercado y proyecciones de consultoras vuelven a poner a la divisa de aquí a fin de año en línea con las expectativas de inflación.

Acuerdo con el FMI mediante el Gobierno dejó claro que el dólar no se quedará quieto ni será un ancla, pero al menos se puede aspirar a un movimiento más normal.

Las expectativas para diciembre en el mercado de futuros Rofex marcan un dólar de $ 31,50 para fin de año, un movimiento que está por debajo –muy por debajo- de las previsiones de tasa de interés en pesos para los próximos meses.

Los posicionamientos en dólares, mientras tanto, parecen atractivos en bonos cortos y Letras del Tesoro en dólares (Letes), con tasas que parten del 5% anual. El Bonar 2020, el Bonar 2021 y el Bonar 2024 ofrecen rendimientos que llegan al 7% anual en dólares.