-

Se consolida el arranque de la economía

Un nuevo dato de actividad económica del Indec confirmó que la economía siguió en alza en el segundo trimestre del año. El cuarto trimestre consecutivo de avance permite ilusionarse con que 2018 también sea un año de avance positivo, interrumpiendo la alternancia de años expansivos con años contractivos que se remonta a 2011. Brasil, además, ayuda.
La semana pasada el Indec publicó la serie desestacionalizada del PBI que marcó un avance del 0,7% de la actividad económica durante el segundo trimestre de este año. Con la suba se acumulan cuatro trimestres consecutivos, un año entero, de expansión de la actividad y se acumula un crecimiento del 2,7% en un año. Aunque es cierto que si se compara la actividad del segundo trimestre de este año con mismo período de 2016 se compara con lo peor de la recesión previa, el acumulado en este año también es positivo ya que la economía crece 1,6% en un semestre. Y, además, los brotes verdes del tercer trimestre del año permiten pensar en un 2018 expansivo que arrojarían dos períodos consecutivos de crecimiento por primera vez desde 2011.
Los rubros que impulsaron el crecimiento durante el segundo trimestre del año fueron la inversión, que aumentó 7,7% anual, y el consumo privado que creció 3,8%.
De las actividades que se relevan 13 mostraron avances y sólo 3 retrocesos. Crecieron la construcción (9,7%), la industria (2,5%) y la intermediación financiera (4,4%)
El dato de crecimiento de consumo privado, si se quiere, es el más sorprendente dado que los indicadores de consumo que mide el ente estadístico dan todos variaciones negativas (supermercados o shoppings). La información de actividad económica revelaría así que las mediciones del Indec no serían lo suficientemente abarcativas como para captar las variables más representativas del consumo privado.
Mientras tanto, la mirada hacia adelante permite esperar que el tercer trimestre del año también cierre con números positivos y generar así un arrastre hacia 2018.
En este sentido, la economía de Brasil empezaría a ayudar a la tendencia de Argentina después de unos cuatro años de lastrar el crecimiento. Según previsiones del Banco Central de Brasil conocidas la semana pasada el gigante sudamericano cerraría este año con un avance de su producto, mientras que crecería 2,2% en 2018. Cada punto de crecimiento de Brasil explica 0,6 puntos porcentuales de la actividad económica argentina, ya sea morigerando una recesión o acelerando una expansión.