-

Se derrumban las expectativas de suba del dólar

La debilidad de la divisa en el mercado cambiario llegó a las previsiones de los analistas, que ahora esperan un dólar a $ 18 para el cierre de este año. Este nivel de avance supone un rendimiento en pesos del 13,6% en un año, muy por debajo de la tasa de interés de referencia del 24,75% e incluso por debajo del 20,8% esperado de inflación.

Las previsiones de analistas e inversores respecto del precio que tendrá el dólar a fines de este año no paran de retroceder, lo que obliga a quienes cuentan con tenencias en dólares a invertirlos para que obtengan algún rendimiento o sentarse a ver cómo su patrimonio se achica. Con los plazos fijos en dólares de bancos por debajo del 1% anual, el mercado de capitales es el único destino posible para los ahorros.

Como cada principio de mes, la semana pasada el Banco Central publicó su relevamiento de expectativas de mercado en el que medio centenar de economistas, operadores y bancos de inversión comparten las previsiones a partir de las cuales trabajan. Con las expectativas de inflación y tasas levemente modificadas, lo que llamó la atención fue un recorte importante a las expectativas de precio del dólar para este año.

La mediana de las previsiones de los consultados retrocedió 40 centavos, de $ 18,40 a $ 18, para el precio esperado al mes de diciembre de este año. Es el tercer mes consecutivo de recorte de las expectativas de dólar y, con esa baja, de caída del rendimiento esperado para quienes se refugian en divisas.

Desde diciembre a esta parte, la expectativa de rendimiento en pesos del billete estadounidense pasó del  16,8% anual al 13,6% anual. Es decir que quedarse en dólares, si las previsiones del mercado se cumplen, rinde menos que hacer un plazo fijo bancario que paga 16,8% anual.

Aunque la debilidad del dólar sea señal de compra barata de la siempre codiciada divisa, ya que difícilmente se la consiga más barata, las expectativas de suba del tipo de cambio muestran que para que la parte de la cartera del ahorrista que está colocada en moneda extranjera rinda es necesaria ponerla a trabajar en letras, bonos o acciones.