-

Se puede invertir en Letes en dólares todos los días

El Gobierno realiza licitaciones cerca de dos veces por mes de Letes en dólares, activos seguros y de corto plazo que rinden 4,5% anual para poner a trabajar a los ahorros en moneda extranjera. Pero no es necesario esperar a una licitación, se puede invertir en ellas todos los días.

Las licitaciones de Letras del Tesoro en dólares estadounidenses (Letes) atraen gran interés de minoristas y pymes que tienen parte de sus ahorros en dólares y no quieren conformarse con las bajas tasas que ofrecen las cajas de ahorro de los bancos. Pero lo que pocos saben es que no es necesario esperar a una licitación para invertir en estos activos de corto plazo, bajo riesgo y alto rendimiento. Cómo cualquier bono o acción, las Letes tienen un mercado secundario en el que se puede comprar y vender a diario.

La ventaja del mercado secundario de Letes es que permite adaptar los tiempos de inversión a las necesidades de cada ahorrista. Si, por ejemplo, un excedente en dólares se genera lejos de la fecha de una licitación no es necesario esperar dos o tres semanas para suscribir.

Pero no solo el momento de entrada a las Letes se puede elegir a gusto, sino también el de salida. Y esto es por dos motivos.

Uno, es que al comprar Letes en el mercado secundario no se está atado a aceptar el vencimiento que propone Hacienda en cada licitación. Se puede elegir cualquiera de las Letes ya emitidas de acuerdo a qué fecha de vencimiento es más conveniente. Por ejemplo, hipotéticamente, un ahorrista podría comprar hoy Letes que vencen el 8 de febrero, el 22 del mismo mes o cualquier vencimiento intermedio hasta el 19 de agosto, la fecha de emisión más larga hasta ahora vigente.

La otra vía para elegir el punto de salida, por otro lado, es la venta lisa y llana. Así como se pueden comprar todos los días, un inversor puede poner a la venta sus Leyes antes del vencimiento y así salir en el momento en que lo desea, con solo 48 horas de antelación.

Cómo los precios de esos papeles van subiendo en la medida en que se acerca la fecha de vencimiento, en el período en que un ahorrista la tiene en su cartera, se va percibiendo la proporción de la tasa correspondiente a ese lapso. Lo único que hay que tener en cuenta son los costos de comisión de compra y venta, para que no superen el rendimiento realizado.