-

Sigue el viento de cola para emergentes

El monitor del flujo de inversiones a mercados emergentes que elabora el Instituto Internacional de Finanzas (IIF) muestra que los mercados globales vuelven a apostar por plazas como la Argentina. Esos flujos son potenciales fuentes de alzas para los activos argentinos y los de otros países de la región.

Un indicador que siguen los inversores de todo el mundo muestra que el viento de cola para países como la Argentina parece no sólo sostenerse sino, además, intensificarse. Los movimientos de entrada de capitales hacia países emergentes suelen sostener al mercado argentino y ayudar a calmar el frente cambiario.

El indicado es el monitor de inversiones a mercados emergentes que elabora el Instituto Internacional de Finanzas (IIF), un conglomerado de bancos de distintas partes del mundo. El IIF Capital Flows Tracker mostró que el flujo de inversiones a países como la Argentina se volvió positivo en enero luego de cinco meses de salidas de inversiones desde el mundo emergente hacia el refugio de los países centrales. En febrero, ese movimiento se intensificó y, para marzo, los analistas que elaboran el instrumento predicen que “una pared de dinero” se dirige a este tipo de países.

“La caza de rendimientos está claramente otra vez en marcha”, señaló el reporte que lleva la firma de Tariq Khan y Jonathan Fortun, analistas del IIF.

Los índices de mercados emergentes promedian un rebote del 9% en lo que va del año gracias a esta vuelta al trabajo de las inversiones globales.

Desde que la Argentina removió todos los controles a los movimientos de capitales, luego de la salida del cepo en 2015, los movimientos globales determinan en forma cada vez más directa lo que pasa en el mercado local. Los movimientos de inversiones hacia emergentes sostienen las monedas de esos países, como el peso mexicano o el real brasileño, y arrastran al mercado cambiario, de bonos y acciones argentinas.