-

Sólo inversiones en carteras administradas le ganaron a la inflación

La inflación en la Ciudad de Buenos Aires acumula un 40% en un año terminado en abril pasado. Ahorros guardados en los bancos, que pagaron 27% anual, se descapitalizaron en ese período. Sólo la inversión en carteras de acciones y bonos diversificadas permite ahorrar sin perder capacidad adquisitiva

La inflación oficial medida por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires llegó al 40% en los últimos doce meses. Las inversiones que hayan rendido por debajo de esa cifra en el último año perdieron poder adquisitivo. La expectativa para todo el año 2016 es de una inflación del orden del 33,4% punta a punta durante este año, cualquier ahorro que rinda por debajo de eso arrojará pérdidas. Sólo estrategias diversificadas arrojaron rendimientos por encima de ese nivel.

Invertir en contextos inflacionarios tiene sus desafíos. A la hora de colocar ahorros no alcanza con variaciones positivas en los valores de los activos o el rendimiento de los depósitos, ese rendimiento positivo tiene que superar la velocidad de avance de los precios si es que aspiramos a conservar el poder adquisitivo de los ahorros. Sólo una estrategia de inversión en diferentes activos diseñada por profesionales puede garantizar superar ese rendimiento mínimo indispensable.

Así, la primera víctima de una inflación anual del 40% son los depósitos bancarios. Las colocaciones en pesos rindieron 27,97% en el último año, muy lejos de conservar el valor de los ahorros.

Por encima de la inflación estuvo el rendimiento de los dólares en el colchón. La divisa avanzó 58,69% en el último año, siempre y cuando se haya logrado comprar la divisa en el mercado oficial. En el mercado paralelo o en el contado con liquidación el rendimiento del dólar, en realidad, fue negativo: paso de $ 15,20 a los $ 14,40 actuales. Lo mismo pasa con la inversión en acciones: replicar el índice Merval en el último año generó un rendimiento de apenas 6% en pesos en los últimos dos meses.

Los bonos en dólares, por su parte, variaron entre el 25% en pesos en los últimos doce meses para los títulos más cortos como el Bonar X y el 37,5% que ganó el Discount en  dólares en el mismo plazo. Las cotizaciones en pesos, sin embargo, no cuentan los pagos de intereses mensuales que hacen que el rendimiento en pesos de esas colocaciones haya estado cerca o por encima del movimiento de precios.

Las inversiones que más claramente superaron a la inflación fueron inversiones en cartera -es decir, la distribución en una variedad de activos como acciones y bonos que anulen, unos, los riesgos que corren los otros- porque supieron captar las diferentes tendencias alcistas del años al tiempo que minimizaron las pérdidas.

Las sociedades de Bolsa ofrecen la posibilidad de invertir de esta forma incluso a ahorristas no especializados, diseñando sus propias carteras administradas modelo que sus clientes replican. Así, una cartera conservadora (diseñada para ahorristas que quieren conservar el valor de su patrimonio sin enfrentar mucho riesgo) rindió 60% en los últimos 12 meses, 20 puntos porcentuales por encima de la inflación. Una cartera moderada, por su parte, ganó 90% en el mismo plazo y una cartera agresiva 98%.

La expectativa para los próximos doce meses, según la última encuesta de la firma FocusEconomics, es de una inflación del 33,4% punta a punta en los doce meses de 2016. Ese es el piso de rendimiento necesario para no perder capacidad adquisitiva este año. Ese será el nuevo parámetro a sobrepasar si no se desea perder frente a la inflación.