-

Tasa en pesos o en dólares: las opciones que salen hoy a la cancha

El Gobierno licitará hoy dos series de Letras del Tesoro (Letes) en pesos y otra en dólares. Los papeles en moneda local, pensados como reemplazo de de las Lebac son a 3 y 6 meses de plazo y tasa de hasta 42%. La Lete en dólares a 7 meses, en cambio, pagará en torno al 5%.

Los inversores de perfil más conservador tendrán hoy una decisión que tomar respecto a cómo colocar sus ahorros a un horizonte menor a un año. Sumido en el proceso de desarmar el esquema de regulación monetaria a través de Lebac, el Gobierno cierra hoy a las 15 la licitación de dos letras en pesos y otra en dólares. Todas ellas se pueden suscribir en moneda local, aunque hay que decidir los plazos y la moneda por la que se va apostar.

Después de las turbulencias cambiarias de este año las letras en dólares son las que más atención atraen, en especial de parte de ahorristas cansados de la volatilidad del dólar.

Las Letras del Tesoro (Letes) en dólares que se colocan hoy tendrán un plazo de 7 meses: vencen el 15 de marzo de 2019. Ese día, los ahorristas que decidan suscribirlas hoy cobrarán en dólares el capital original más intereses que en la última colocación fueron fijados en el 4,99% anual. Da igual si compraron sus Letes con pesos o con dólares, el pago al vencimiento es íntegramente hecho en moneda estadounidense.

La tasa dependerá de la licitación de hoy, aunque el Gobierno fijó un piso de 3,75% como mínimo para el rendimiento que se determine. El mes pasado, la última Lete en dólares fue emitida a una tasa de casi 5% anual, un rendimiento muy bueno para una inversión en moneda extranjera a corto plazo y con vencimiento antes de las elecciones del año próximo.

Por otro lado, también saldrán a la cancha hoy Letes en pesos, a 3 y 6 meses de plazo. Estos papeles con los que el Tesoro busca reemplazar a las Lebac pagaron tasas de entre 38% y 42% la semana pasada, cuando fueron lanzadas por primera vez.

Las altas tasas a plazos algo más largos que las Lebac buscan tentar a los ahorristas para que no vayan a dólares, en medio de las primeras apuestas porque lo peor ya haya pasado en el mercado cambiario.