-

Tasas altas para rato

El dato de inflación de septiembre fue peor de lo esperado, con lo cual los inversores recalculan sus previsiones de tasa de interés para lo que queda del año. La expectativa es que el Banco Central tenga que mantener tasas altas más tiempo. Buenas noticias para el ahorrista, que va a ganar más con Lebac y bonos atados a la inflación

El dato de inflación de noviembre fue pésimo para el Banco Central (BCRA), que busca mostrar resultados en la batalla contra los precios y alinear expectativas a futuro. Pero para los ahorristas e inversores no hay malas noticias, sólo oportunidades. La poca suerte oficial con la inflación obliga a mantener más tiempo la tasa de Lebac bien por encima de las expectativas del mercado, con lo cual invertir en pesos sigue siendo sencillo, seguro y cada vez más rendidor. Apuestas por bonos atados a la inflación también son válidas.

El índice de precios al consumidor nacional que publica el Indec marcó una suba de 1,9% en septiembre, con lo cual el acumulado del año llegó a 17,6%, por encima del margen superior de la meta de inflación del BCRA para este año, fijada entre 12% y 17%. La autoridad monetaria no tuvo éxito en su esfuerzo por llevar el ritmo de avance de los precios al nivel deseado y todavía quedan tres meses del año, y varios ajustes de tarifas, por delante.

La situación lejos del control del BCRA sólo augura una cosa: política monetaria aún más contractiva, sobre todo en un año como el 2018 en el que no habrá elecciones.

En principio, las expectativas de los inversores no viraron en dirección a nuevas subas de tasa. La tasa que pagan las letras Lebac que emite el BCRA ya está 10 puntos porcentuales por encima de la inflación esperada, es decir, es una “tasa real positiva” muy importante. Tanto que muchos dudan del beneficio de una suba mayor.

De hecho, en los primeros días posteriores al dato, el BCRA pareció confirmar esta expectativa al no convalidar subas de tasa en el mercado secundario de letras.

Ahora, lo que si cambió es la previsión para el tiempo en que seguirán altas las tasas. Si buena parte de los operadores y analistas esperaban que las tasas empezaran a bajar este año, el dato de inflación de septiembre hizo que esas previsiones se mudaran a bien entrado 2018.

Para el ahorrista la señal es clara: invertir buena parte de la cartera de pesos en letras y olvidarse, al menos hasta el primer trimestre del año que viene.