-

Tasas de plazos fijos caen al 26%

Como resultado del retroceso gradual de las tasas de Lebac a 35 días, los bancos aprovechan para pagar menos por los fondos de sus clientes. Las tasas de los plazos fijos minoristas perdieron 2 puntos porcentuales en mayo y están en torno a los 26% promedio según datos del Banco Central. La Lebac, aunque en baja, todavía conviene en comparación con los depósitos bancarios.

La suba de tasas generalizada de la que gozó el sistema en los últimos meses generó algún repunte para las tasas de los plazos fijos, aunque menor en las colocaciones minoristas que en las colocaciones de más de $ 1 millón.

La diferencia estuvo dada porque mientras que los inversores más pequeños no se animan o no se informan respecto de las alternativas que existen en el mercado de capitales, ante la suba de tasas los depósitos mayoristas abandonaron los bancos mientras que los minoristas crecieron.

Así, los bancos tuvieron que salir a ofrecer más tasa a los grandes jugadores, que los abandonaban, y menos a los pequeños ahorristas, que hacían crecer sus depósitos. Por eso es que mientras que los plazos fijos mayoristas superaron con creces el 30% de rendimiento anual en los últimos meses, los minoristas apenas si superaron el 29% en sus mejores momentos.

El último dato de junio publicado por el Banco Central muestra que los depósitos de menos de $ 100.000 a 30 días rinden 26,4%. Los mismos fondos destinados a letras Lebac del BCRA obtienen resultados del 33,25% anual, casi 9 puntos porcentuales más de lo que pagan las entidades financieras. Lo mismo sucede con bonos como el Bonac 2016 o el Bonar 2017, que pagan un premio por sobre la tasa de plazos fijos mayoristas.

Si bien la fiesta de las tasas está llegando a su fin, sus últimos beneficios todavía se pueden gozar en el mercado de capitales. A los bancos esa  fiesta nunca llegó.

Para poder invertir en letras Lebac o bonos atados a la tasa mayorista Badlar alcanza con abrir una cuenta en una Sociedad de Bolsa, un trámite muy similar al de abrir una cuenta bancaria. Una vez hecho eso, sólo es necesario transferir los fondos y dar la orden de comprar el activo en cuestión. Las comisiones en el caso de las Lebac son del 0,1%, mientras que en el caso de los bonos puede llegar al 0,6% por cada compra o venta.