-

Temen un dólar bajo aún a fin de año, apuestan por inflación

Bancos y economistas corrigen a la baja sus proyecciones de dólar para fin de año. Las expectativas de un éxito del blanqueo de capitales impulsado por el Gobierno son la principal causa de que se espere mayor oferta de divisas en el segundo semestre. Por eso, los bonos atados a la inflación ganan la atención de los inversores.

Los bancos y analistas están recortando las expectativas de dólar para fin de año, desde la cercanía a los $ 17 por unidad que se estimaba para diciembre cuando comenzó el año a un nivel más cercano a $ 15 para el cierre de 2016 que se calcula ahora. La rebaja de las previsiones está basada en que la baja del dólar en esta época de cosecha e importante oferta de divisas fue mayor a la esperada y que el lanzamiento de una amnistía fiscal promete sumar oferta de divisas al mercado y mantener bajo al dólar. Aunque las previsiones están lejos de ser infalibles –al fin y al cabo, eran muy distintas hace 6 meses- el nuevo consenso explica por qué los bonos atados a la inflación van a estar en boga al menos en el corto plazo.

Primero fue una encuesta entre bancos y consultoras que recortó por tercer mes consecutivo la expectativa de dólar para fin de año. Luego, informes de research de entidades comerciales que operan en el mercado local confirmaron la misma visión. Mientras que a principios de año se esperaba que el dólar cerrara 2016 cerca de los $ 17, con medio año ya transcurrido esas expectativas se recortaron entre $ 1 y $ 2.

El Gobierno tiene la esperanza de que el blanqueo que será lanzado en breve logre atraer no menos de u$s 20.000 millones que serán exteriorizados por contribuyentes argentinos. Y especialistas del mercado afirman que esa esperanza puede ser de mínima, ya que un acuerdo entre países para empezar a compartir información fiscal pesa sobre las cuentas no declaradas y hace más atractiva la posibilidad de blanquear tenencias.

Aunque sólo una parte de ese dinero entraría al país, podría ayudar a mantener bajo el dólar en la segunda mitad del año, cuando los dólares de la cosecha que ahora inundan la plaza cambiaria y empujan al dólar hacia abajo sean un recuerdo.

Además, con la inflación de mayo en niveles mayores a los esperados el Gobierno puede estar interesado en mantener planchado al dólar para así mejorar sus posibilidades de frenar el avance de los precios en el corto plazo.

Por estas elucubraciones del mercado, en los últimos días se vió un repunte del precio de los Cuasipar y Discount en pesos, que ajustan por el índice basado en la inflación CER. La expectativa es que para mantener la actividad económica el Gobierno se vea forzado a bajar tasas y, en esa línea, los todavía altos números de inflación pueden arrojar buenos rendimientos.