-

Un bono para ganar o ganar

En medio de las turbulencias cambiarias, el nuevo presidente del Banco Central, Luis Caputo, recurrió a una movida usada con éxito en México durante la crisis del Tequila. Un bono que paga rendimiento en pesos o en dólares, según cuál sea el mejor resultado para el ahorrista. El bono dual es un buen activo para pasar los próximos 12 meses.

El Ministerio de Finanzas colocó el lunes un bono “dual currency” (moneda dual, en inglés) que busca borrar cualquier duda que puedan tener los ahorristas sobre el futuro del dólar y la tasa en pesos. Aunque se emite y se paga en pesos, de acuerdo a las variaciones de esas dos variables el pago es el que arroje mejor resultado: si a una tasa efectiva del 33% anual o a la variación del dólar más 4,5%. Un activo de refugio, con rendimientos interesantes, para estos tiempos.

Tras el cambio en la presidencia del Banco Central, entró Luis Caputo en lugar de Federico Sturzenegger, el gabinete económico del Gobierno apuntó todos los cañones a normalizar el mercado cambiario. Entre los objetivos planteados por el nuevo titular de la autoridad monetaria destinados a tachar la volatilidad cambiaria se cuenta la reducción del stock de Lebac y, para ello, el Tesoro saldrá a colocar títulos que funcionen como alternativa.

Dadas las condiciones del mercado de los últimos días, el Tesoro se vio obligado a ofrecer un activo muy tentador. Y, para ello, recurrió a una estrategia utilizada con éxito en el México de la era del Tequila: la emisión de un bono de “moneda dual”. El bono dual, que empieza a cotizar esta semana, ofrece grandes ventajas para los ahorristas que están en pesos y no saben si apostar a activos en dólares o en pesos.

En los hechos, al invertir en este papel, no hay que decidir. Si la decisión correcta era pasarse a dólares, entonces al momento del vencimiento el pago será en pesos al tipo de cambio del día. Si la decisión correcta, en cambio, era la tasa en pesos, el bono paga un muy atractivo 33% anual de tasa efectiva.

El bono dual vence el 21 de junio de 2019, un plazo corto y previo a las elecciones. Más aún, está dentro del plazo de duración del acuerdo entre Argentina y el FMI, lo que garantiza el repago. Con el equivalente a u$s 2000 millones emitidos, alrededor de $ 55.000 millones, este papel es una gran oportunidad para colocar pesos a cubierto de los vaivenes cambiarios y el avance de la inflación.