-

Un bono que garantiza ganancias

Hasta hoy el Tesoro licitará un bono con cláusula gatillo, que ofrece una tasa del orden del 22% anual o un rendimiento de 3,75% sobre la variación del CER. Lo que arroje mejores resultados. Así, se puede invertir en pesos con la garantía de que, como mínimo, se le va a ganar casi 4 puntos a la inflación

Una nueva modalidad de inversión en pesos, otra vez, es generada por el Tesoro para beneficio de los ahorristas. Esta semana la Secretaría de Finanzas saldrá a financiarse con un bono a un año de plazo, vence en febrero de 2019, que dada la disparada en las expectativas de inflación, ofrece una “cláusula gatillo”. Es decir, ofrece dos formas alternativas de rendimientos para el inversor que se elegirán de acuerdo a cuál rinda más. Así, quienes teman apostar por la tasa en pesos ante la imposibilidad de prever cuál va a ser la inflación –y el movimiento del dólar que suele acompañarla desde atrás- tendrán la seguridad de que si los precios se mueven demasiado, se aplicará el rendimiento ajustado por inflación.

Se trata de un nuevo invento, pocas veces visto. Pero eso no quiere decir que no resulte conveniente para el inversor, un colectivo al que el Gobierno tiende a mimar. El “bono gatillo” –se llama en realidad Bono de la Nación Argentina en Pesos con vencimiento en 2019- funciona de la siguiente manera, según las propias palabras del Ministerio:

“Devengará intereses a la tasa nominal mensual de 1,7056% (base 30/360), que se capitalizarán hasta el vencimiento”, pero con una particular condición de pago al vencimiento. “Se abonará el máximo entre: (a) la amortización más los intereses capitalizados, y (b) el monto de capital original ajustado por CER (correspondiente al período transcurrido entre el 26/01/18 (8,5343) y el décimo día hábil anterior a la fecha de vencimiento) más la tasa del 3,75%”.

Esto es, el inversor gana o gana. Gana mucho o gana 3,75% sobre CER. Si la inflación termina cerrando el año muy por debajo del 20% que marcan las expectativas, entonces la tasa del 22% será más que jugosa. Ahora, si la inflación se mueve por encima de esos valores esperados, el CER más 3,75% será el que se aplique.