-

Un inversor principiante puede ganar 40% en un año

Para quienes dan sus primeros pasos en la Bolsa o prefieren invertir con el asesoramiento de expertos, existe la opción de recurrir a carteras administradas. Se trata de canastas de inversión en diversas acciones y bonos que permiten maximizar las ganancias y minimizar los riesgos. El año pasado rindieron entre 40% y 50%.

Uno de los argumentos habituales para no invertir en el mercado de capitales es que es algo difícil, sólo para expertos. De esa manera, el ahorrista normalmente se conforma con ahorrar en dólares o plazos fijos que rinden por debajo de la inflación. La solución, para caminar sobre seguros, son carteras administradas: un conjunto de acciones y bonos seleccionados por administradores profesionales que se adaptan a las características de cada inversor. Las hay para inversores conservadores, moderados y agresivos.

Para cualquier inversión de alrededor de $ 400.000 la estrategia más conveniente es diversificar en distintos activos, de manera tal que el riesgo se distribuya. Así, si una acción particular cae, la suba de otra la compensa, o si el peso se mueve, los bonos en dólares cubren la arista cambiaria.

El proceso es muy sencillo. Alcanza con abrir una cuenta en una sociedad de bolsa, transferir el dinero y dar la orden de inversión en alguna de las tres carteras. La cartera moderada tiende a ser más estable, porque tiene mayor peso de bonos soberanos, pero también aspira a ganar menos. La agresiva tiene un contenido mayor de acciones, con lo cual puede ser más volátil. La moderada es una opción intermedia entre las dos.

La cartera moderada rindió 40,3% durante el año pasado, por encima de la inflación. La moderada rindió 40,7% en 2016 y, por último, la cartera agresiva obtuvo un resultado del 50,81% el año pasado. En el mismo período, el dólar había rendido apenas 23% y un plazo fijo menos del 22% y la inflación fue del 39%.

En lo que va de 2017 la cartera moderada acumula un avance del 10,35% en lo que va del año, la moderada gana 15,49% y la agresiva 14,53%, todas por encima de una inflación  acumulada del 10%, un movimiento del dólar del 4% acumulado y un resultado de la tasa de plazo fijo por debajo del 8%.